El cohete y el abismo, by Damián Ortega

InstalaciónMiércoles Agosto 31
EL COHETE Y EL ABISMO


Donde
Palacio de Cristal
Paseo República de Cuba, 4
Ver Mapa
Cuándo

De lun. a dom. de 10h a 22h y hasta el 2 de Oct.

Cuánto

Gratis



Por ruth


Donde
Palacio de Cristal
Paseo República de Cuba, 4
Ver Mapa
Cuándo

De lun. a dom. de 10h a 22h y hasta el 2 de Oct.

Cuánto

Gratis

Él, el pastor de aeroplanos, el conductor de las noches extraviadas y de los ponientes amaestrados hacia los polos únicos.
Su queja es semejante a una red parpadeante de aerolitos sin testigo.
El día se levanta en su corazón y él baja los párpados para hacer la noche del reposo agrícola.
(…)
¿Qué esperas?
Mas he ahí el secreto del Tenebroso que olvidó sonreír.
Y el paracaídas aguarda amarrado a la puerta como el caballo de la fuga interminable.
Altazor o el viaje en paracaídas, Vicente Huidobro.

Con la estructura del Palacio de Cristal como soporte de la instalación, el movimiento, la suspensión y la inercia se utilizan para hablar de cuestiones estéticas, económicas y políticas. No es de extrañar que un poema tan táctil como Altazor o el viaje en paracaídas (1919), de Vicente Huidobro, inspirase el título de este primer trabajo del artista en España para el que desarrolla un proyecto específico que recoge esa tensión contradictoria entre la ascensión y la caída, haciendo alusión a la historia de la arquitectura y la ingeniería modernas. Usa esta, la arquitectura, a modo de piel para abordar el tránsito y la migración, lo que sumado a una sutil ironía, perfila un discurso crítico que no llega a atragantarse, que permite la fluidez del análisis.

En en el centro del Palacio de Cristal cuelga la Torre Latinoamericana, uno de los más representativos ejemplos de la arquitectura moderna mexicana, edificada entre 1949 y 1956 e inspirada en el Empire State Building, fue durante muchos años el edificio más alto de Ciudad de México y uno de los rascacielos de mayor altura en una zona de alto riesgo sísmico. La posición está invertida y con un movimiento pendulante funciona como reloj de arena que va dibujando sobre el suelo un tiempo próximo a la extinción a modo de relato de una sociedad cuya decadencia se inicia por una obsesión enfermiza con la idea de progreso. Junto con esta obra dos más, Monumento y Los pensamientos de Yamasaki, basado en el gran proyecto urbanístico Pruitt- Igoe (San Luis, Misuri, 1954-1955), forman una trilogía que incide en la decepción de las promesas incumplidas y en los procesos de declive de una sociedad que se derrumbó por exceso de optimismo.

Comments

Más interesante

contenido


Miércoles

Las convenciones no saben defenderse ante el brutal instinto animal.