Korean Dreams, by Nathalie Daoust

ExposiciónMartes Diciembre 12
king jon


Donde
Círculo de Bellas Artes
c/ Alcalá, 42
Ver Mapa
Cuándo

De mar. a dom. de 11h a 14h y de 17h a 21h. Hasta el 28 de Ene.

Cuánto

4€



Por ruth


Donde
Círculo de Bellas Artes
c/ Alcalá, 42
Ver Mapa
Cuándo

De mar. a dom. de 11h a 14h y de 17h a 21h. Hasta el 28 de Ene.

Cuánto

4€

No sabemos si es por la imposibilidad de procesar que exista alguien en el mundo como King Yong-un, su estética, la terrible saga de asesinatos familieres, por la maravillosa aportación de Norcoreano al excéntrico personaje, o porque todas las noticias que nos llegan de Corea del Norte lo hacen siempre con un halo de inexactitud o falta de información. El caso es que, desde un punto de vista estético, las imágenes relativas a King Yong-Un y Corea del Norte nos fascinan sin remedio. Nuestro cerebro se regodea con esas imágenes de adoración obligada y sin disimulo que le procesan sus súbditos al dictador. No somos los únicos. Nathalie Daoust, en su proyecto Korean Dream investiga la vacuidad inquietante de este país que parece existir fuera del tiempo inmerso en un espejismo estrictamente coreografiado. Daoust ha pasado gran parte de su carrera explorando el mundo quimérico de la fantasía: los deseos e impulsos ocultos que obligan a la gente a soñar, a ir más allá de los límites de la convención y huir de la realidad. Un impulso escapista entendido en este caso, no como una elección individual, sino como un modo de vida forzado sobre una nación entera. Fotografiar en Corea del Norte está sometido a una política bastante restrictiva que, en el caso de ser infringida, conlleva fuertes represalias. Únicamente está permitido tomar imágenes en lugares permitidos por el régimen. Nathalie Daoust se atreve a transgredir las normas capturando con su óptica personas, lugares y momentos prohibidos. La canadiense oscurece deliberadamente sus fotografías, buscando el efecto de cámara oscura con el que quiere imitar la forma en que se transfiere la información en Corea del Norte: las fotografías, como la gente de Corea del Norte, son manipuladas hasta que la verdad subyacente no es más que un borrón incidendo de forma crítica el las creencia sobre la no mutabilidad de la imagen o la certezas de realidad que se ciernen en torno a los documentos gráficos periodísticos.

Comments

Más interesante

contenido