Magical Girl

ProyecciónSábado Mayo 20
4


Donde
Sala Berlanga
c/ Andrés Mellado, 53
Ver Mapa
Cuándo

A las 21h

Cuánto

3€



Donde
Sala Berlanga
c/ Andrés Mellado, 53
Ver Mapa
Cuándo

A las 21h

Cuánto

3€

En un momento central de esta película, un siniestro personaje elabora un discurso sobre la contradicción esencial de España, país que, según él, no ha sabido deshacer la tensión entre instinto y raciocinio (al contrario que los países árabes y latinos, decantados por el primero, o los nórdicos, que resuelven la ecuación a favor del segundo). Este aserto vale también para la película: al igual que nuestras pulsiones requieren una legitimación que las ayude a convertirse en socialmente aceptables, las obras narrativas se valen de los géneros para ingresar en el mercado y ser asimilables por la pupila. Pero Carlos Vermut ha decidido vivir esa tensión, transitar por sobre las fronteras genéricas: dejar de imitar la vida para comenzar a recrearla. Así, Magical girl ingresa en varias categorías porque no se siente completamente a gusto en ninguna de ellas: melodrama (con niña enferma incluida), comedia negra almodovariana, drama psicológico (¿psiquiátrico?), noir existencialista a la manera de Melville o Jarmusch o, incluso, fábula hipercausal (donde cada acto mínimo conduce a unas consecuencias impensadas) como las del cine oriental reciente (con el ejemplo señero de Sion Sono y su Love Exposure, así como de algunos de sus colegas coreanos, que el director pone en abismo al utilizar un personaje de mahō shōjo como pretexto). Carlos Vermut ha decidido ser fiel a nuestras vidas mutantes, que no tienen género o que deambulan de uno a otro: sustituir un absurdo costumbrismo por la costumbre del absurdo. Con algunas taras (una quizá excesiva confianza en el uso del fragmento como franqueo de objetos artísticos posmodernos; vacíos en la narración que no confieren misterio sino, tal vez, denotan pereza) que cabe esperar pula en obras venideras, ha conformado un relato brutal y enigmático sobre la alternancia de miedo y pena (por encima del asco) que todos sentimos hacia todos. ¿Matemáticas o literatura? ¿Psiquiatría o demencia? Ambas, por favor.

Comments

Más interesante

contenido