mother!

CineMiércoles Noviembre 1
1-Mother


Donde
Renoir Princesa
c/ Princesa 3
Ver Mapa
Cuándo

Consultar programación

Cuánto

Entre 6,5€ y 9€



Donde
Renoir Princesa
c/ Princesa 3
Ver Mapa
Cuándo

Consultar programación

Cuánto

Entre 6,5€ y 9€

A algunas mentes le gustan los retos, las fracturas, los juegos de dobles y las grandes metáforas. A otras les estimula la tranquilidad, la mirada reposada y el acercamiento sincero a lo real. Este es uno de los conflictos que desarrolla la pareja protagonista de mother!, película que, como su signo de admiración indica, ha llegado para hacer ruido. Aronofsky corrobora una vez más que su mente pertenece al primer grupo, y sintoniza con la del personaje de Él (arrollador Javier Bardem), un escritor que busca la inspiración perdida entre las paredes de un hogar de reminiscencias góticas que su pareja, una frágil Jennifer Lawrence, ha reconstruido con sus propias manos tras un violento incendio.

Aunque nos muestra una aparente armonía, mother! se cimienta en una relación de química dudosa, contradictoria decisión que los propios diálogos confirman en repetidas ocasiones. Este conflicto de energías, perverso incluso en la elección de la protagonista (actual pareja del director) es solo el inicio de un advenimiento de horrores y deformidades mayores que ha de cernirse contra madre, una mujer que busca amor y tranquilidad. La gris rutina de la pareja cambia cuando una extraña familia (con un desenfadado Ed Harris y una víbora llamada Michelle Pfeiffer) irrumpe en sus vidas desencadenando un enfrentamiento de intereses. Esta lucha va cargándose paulatinamente hasta desencadenar en las dos grandes secuencias de la película, corazones a su vez de las dos mitades de la cinta y donde Aronofsky despliega despiadadamente su ejército cinematográfico. Estas secuencias metafóricas de abstracción buñuelesca que atentan contra mother! ofrecen múltiples lecturas al espectador y elevan la película a la categoría de objeto abstracto de admiración. La primera es un ejercicio invasivo, de pulsión interesante; mientras que la segunda es una puesta en escena maximalista, que si bien rima con la anterior y juntas levantan una estructura sólida, acaba derivando en un todo vale plagado de descontextualización narrativa.

Pero estas dos secuencias, al margen de sus defectos y virtudes, tienen que vérselas con una segunda película. Si miramos la obra de Buñuel, la capacidad subversiva del surrealismo está en la distorsión que un elemento extraño es capaz de provocar en una situación real. Mother! quiere subvertir el mundo de una mujer que es desde el principio ficticio y que se carga continuamente de extrañezas. Ella no es sólo una mujer devota de un hombre con el que no sintoniza, además está confinada en una pseudo casa encantada donde se desarrollan secuencias cargadas de símbolos del terror psicológico. A esto hay que añadir una reliquia de alto valor sentimental, otras imágenes icónicas deudoras del fantástico e innecesarios diálogos finales explicativos que minan la libre lectura del espectador. Con esto estamos ante una obra informe que se fractura entre dos acercamientos cinematográficos muy diferentes: el surrealismo y el terror psicológico, que chocan en sus necesidades de lenguaje y se encuentran en el puño cerrado del autor. Nada mejor que el visionado propio para comprobar cómo se asienta en nuestra materia gris esta aproximación dual al relato; si bien el que aquí firma piensa que la mente de Aronofsky, para alzarse en su alegoría surrealista, debería haberse acercado un poco más a la mirada de lo reposado y lo real. // By JD Alcázar

Comments

Más interesante

contenido


Hoy

Las convenciones no saben defenderse ante el brutal instinto animal.

Miércoles

¿Qué verás tú en el cuadro? ¿Qué personaje serás?