Sueños y secretos de… Rufus T. Firefly

Rufus T. Firefly celebra 10 años sobre el escenario en el Frontera Círculo Ámbar. Una década después siguen siendo aquellos chicos de Aranjuez con ganas de contar historias con ritmo. Su pop brillante y poético, capaz de dibujar imágenes fugaces y cotidianas, nos aguarda el 4 de marzo en el Círculo de Bellas Artes. Antes de ese momentazo han charlado con nosotros y nos han desvelado alguno de sus secretos y su visión de la vida y de la música.

¿Cómo es en este siglo XXI la vida de músico?
Pues aquí habrá puntos de vista muy diferentes dependiendo del caso. En el nuestro, absoluto amor por el arte y la transmisión de sentimientos. Es una carrera de fondo infinita y sólo recompensada por la emoción de saber que estás creando algo único y que hay gente dispuesta a escucharlo.

¿La cambiaríais por algo?
No cambiaría la vida de músico por nada, pero sí las condiciones en las que ejercemos esta profesión. De hecho, ya sería un paso increíble que a pie de calle lo nuestro se empezara a considerar una profesión.

¿Qué hacéis cuando no estáis en el escenario?
En este grupo hay de todo, biólogos, enfermeros, físicos… Nos ganamos la vida cada uno en lo que puede e intentamos ser lo más felices posible (que no es poco)
.

¿Cuáles son los lugares de Madrid por donde os gusta perderos?
Vamos a Madrid lo menos posible, somos más de perdernos por Aranjuez. Nos gustan los sitios tranquilos, algún pequeño pub de Malasaña o algo así.

Os gusta mucho explorar diferentes caminos musicales, ¿habéis encontrado la ruta o seguiréis experimentando?
Hemos encontrado la ruta de la experimentación, pero nos hemos dado cuenta de que es infinita y de que no para de ramificarse. Seguiremos investigando toda la vida. Es muy importante saber que en la música no hay ninguna meta, sólo importa lo que recorras y cómo lo recorras.

¿Cuál es el camino de la música alternativa: seguir siendo underground o abrazar el mainstream?
La música alternativa siempre debe llenar a la gente que tenga inquietudes diferentes, ese el fin. Para estándares ya tenemos al propio mainstream. Nunca se podrán fusionar. Una cosa podrá convertirse en la otra pero nunca fusionarse, son términos opuestos.

¿Cómo valoráis la buena acogida que están teniendo vuestros trabajos?
Con mucho agradecimiento e ilusión. Intentamos hacerlo lo mejor que sabemos y podemos. Siempre hemos estado muy seguros de lo que hacemos, en el momento en el que lo hacemos. Pero no sabemos cómo puede reaccionar la gente ante esto. Por ejemplo, para nosotros nuestro mejor disco, el más personal e innovador a nivel de producción es “Grunge”, y es un disco que pasó prácticamente inadvertido. Nunca sabes cómo van a reaccionar los medios y el público. Lo único que puedes hacer es agradecer cuando te dicen que les gusta e intentar entender cuando no es así.

¿De dónde viene eso de Rufus T. Firefly?
Rufus T. Firefly es Groucho Marx en Sopa de Ganso. El mejor político de todos los tiempos.

¿Qué nos tenéis preparado para el concierto en Frontera Círculo Ámbar?
Vamos a hacer un pequeño autohomenaje a nuestros 10 años de carrera y vamos a tocar las canciones que consideramos más representativas de cada disco cronológicamente. Tendremos invitados y nuestros primeros fans se van a emocionar mucho con nosotros, seguro.

¿Os consideráis fronterizos?
No. No creemos en los territorios ni tampoco en la globalización. Lo único que queremos es defender las cosas bellas de la vida, y eso lo haremos a muerte, estemos donde estemos.

¿Dónde os sentís más cómodos en pequeñas salas, en festivales, o en grandes recintos?
Nos sentimos cómodos donde la gente para la que tocamos nos quiera escuchar. A verdes son 10, otras 100 y otras 1000. El lugar donde eso ocurra es irrelevante.

Contadnos un sueño…
Tocar hasta el día que me muera.

¿Y un secreto?
Todos mis secretos están explicados en las letras de Rufus.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar
Bar

Mucho más que un bingo: un insólito templo de la tapa.