Gran Jefe Un Lado del Cielo

Luis Hernández Camarero (Lima 1941-Buenos Aires 1977), médico de profesión y poeta por destino, es uno de los más originales que ha dado la literatura peruana. El médico alucinado, políglota y solitario que escribía con plumones de colores en cuadernos escolares y que después regalaba a quien tuviera más cerca. A principios de los 70 sufre una enfermedad que lo mantendrá recluido varios meses. En 1971 ya no se sentía bien, tenía una dolencia física y psíquica, tomaba constantemente analgésicos. El ánimo del poeta siguió un recorrido cuesta abajo, sin nada ni nadie que lo parara. El 3 de octubre de ese año, se suicidó arrojándose a un tren en las afueras de Buenos Aires. El poeta, un “médico de pobres”, usaba la poesía como forma de evitar el dolor, como cura, como terapia poética; los cuadernos podrían ser como recetas médica, “lea poesía y cúrese”. Al regalar estos trabajos a distintas personas, él dejaba una parte de sí en los demás y, al mismo tiempo, se desprendía de la vida. La obra está dividida en cuatro partes que representan distintos momentos del abstraído recorrido del personaje. Incluye también un prólogo de Luis Fernando Chueca sobre la ciudad del poeta, siempre transformada por la imaginación. Con Gran Jefe Un Lado del Cielo la editorial Esto No Es Berlín presenta su Colección de Poesía Peruana Contemporánea, con piezas fundamentales del siglo XX aún desconocidas en España. Muy recomendable.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

No todos los días el sabor y la salud maridan de manera tan exquisita.