Natalia Romay

¿Quién eres y a qué te dedicas?

Me llamo Natalia Romay y nací en Buenos Aires. Desde pequeña, siempre soñaba con vivir en la tierra de mi padre, España (y desde hace 16 años que sueño y trabajo en Madrid). Estudié Comunicación Audiovisual y aquí completé mi formación con un Máster en Fotografía de Autor. Soy fotógrafa y collagista; o narradora de fragmentos, como a mi me gusta definirme. Además estoy involucrada en diferentes proyectos colectivos de autoedición y de difusión de artistas. En lo personal, me interesa la poética de lo cotidiano e intento plasmarlo en proyectos relacionados al hacer manual, como también el misterio que envuelve lo invisible y la imaginación; suelo perderme y encontrarme en aquellos procesos tangibles que requieren de un tiempo más pausado en la creación, donde puedo trabajar con mis manos. Me gusta disparar con Polaroid y experimentar con el azar que este formato permite implementando todas las técnicas posibles en torno a las fotografías resultantes; de hecho esta última temporada estuve exponiendo en diferentes galerías de España mi proyecto ‘Un juego de azar’, donde intervengo mis propias polaroids con texto a modo de collage poético, relacionando la imagen con la palabra. A partir del 2015 comencé a incorporar el collage analógico en mis trabajos y series, y también he realizado libros de artista utilizando en ellos objetos encontrados y elementos de la naturaleza. En mis obras predominan conceptos como: la imaginación, los viajes, lo circular, el entorno y el paisaje, los recuerdos, lo cotidiano, las sombras y su oscuridad, la fragmentación, la nostalgia o el azar.

¿Cuál es la idea de tus portadas?

Mi intención para las portadas es la de aportar una visión más poética de Madrid a través de mi mirada. Desvelar así el misterio que subyace en lo cotidiano desde los fragmentos que componen la ciudad y sus alrededores, por medio de un punto de vista que invite a la contemplación.

¿Cuáles son tus influencias?

Son muchas, todo me inspira. Pero ante todo, la música, por ser mi primer acercamiento al arte desde los 6 años con mis clases de piano y otros instrumentos. Radiohead sería mi gran referente, y todo el sonido de la música argentina con la cual crecí. La poesía. La literatura y la palabra, todo lo que leo y me transporta a proyectar e imaginar. Podría citar una infinidad de autores (Rilke, Kafka, Sábato, entre otros). En lo visual, fotógrafos como Josef Sudek, y más contemporáneos Salvi Danés y Klavdij Sluban. Exponentes del movimiento surrealista como René Magritte. O toda la obra de László Moholy-Nagy y la gran Grete Stern. El cine también es una gran influencia, pero sobre todo, esa realidad diaria con la que convivo estando en Madrid o viajando.

¿Tu lugar favorito de Madrid?

El pasadizo San Ginés, porque en el número 5 nació mi padre. El botánico y algunos recovecos del parque de al lado de casa. Todas las personas que conocí a lo largo de los años en este país.

Un libro que te haya marcado mucho.

Ficciones de Borges. Y más tarde toda la poesía de Alejandra Pizarnik.

¿Cuáles son tus proyectos de futuro?

Continuar alimentando esos proyectos colectivos y espacios donde intentamos dar voz y difusión a diferentes artistas contemporáneos como Ropa Tendida Fanzine o Mujeres que cortan y pegan. Pero sobre todo, seguir creciendo artísticamente, creando y exponiendo. Aún queda mucho camino por recorrer.

http://www.nataliaromay.com/

https://www.instagram.com/nataliaromay/

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

El bar en el que perder la noción del tiempo… Y viajar por él.

Lugar
Bar

Sabores llegados directamente de un relato de Las Mil y Una Noches.