Ropa música chicos, by Viv Albertine

Hay veces que los sueños nos comen, nos devoran y acaban con nosotros. Hay veces que cargamos tantas cosas a la espalda que olvidamos la razón por la que emprendimos el camino. Como tirar a la basura la primera medalla; esa lección que nunca nos enseñan. Otra gente, sin embargo, la guarda bajo una vitrina de cristal. Pero en este libro no hay lugar para delicadezas. Este libro habla de una época que ya pasó, de motivos crueles y significados escatológicos. De cómo a nadie le gusta que le hagan daño y sin embargo, un día pasa, sin más. Este libro habla también de como los niños siempre perdonan, y eso es lo que les hace tontos. Las memorias de Viv Albertine son, sin duda, las más honestas y crudas que he leído hasta ahora. En este mar de traumas y deseos cumplidos los recuerdos viajan en forma de llama, haciendo saltar la alarma y buscando un por qué a todo. Un libro canalla que uno consigue saborear hasta la última página, porque las anécdotas y sinceridad con las que esta figura de la escena punk nos cuenta sus vivencias, sorprende de principio a fin. No apto para personas sensibles, enseña (entre otras cosas) que la vida es injusta, que tus ídolos muchas veces son impostores, y que las mayores lecciones se aprenden a los pocos años de edad.

“Viv Albertine llega a Londres en 1958 con cuatro años, procedente de Sídney. Estas memorias arrancan con su infan-cia y adolescencia, entre descubrimientos musicales –John Lennon, los Kinks, Marc Bolan–, conciertos -–de los Stones, David Bowie…–, primeras escapadas –a Ámsterdam– y primeras experiencias adultas –con ladillas incorporadas–. A finales de los setenta, dos encuentros lo cambian todo: conoce a Mick Jones y descubre a Patti Smith. A partir de ahí, Viv se integra en la emergente escena punk y vive en primera línea aquellos años de revuelta, provocación y excesos: los Sex Pistols, Malcolm McLaren, Vivienne Westwood, los Clash, Sid Vicious y Johnny Thunders, la formación del grupo de chicas The Slits, en el que toca la guitarra, los locales míticos, el Soho, con sus cines porno y sus clubs, los conciertos salvajes, la heroína, las peleas con skinheads, el descubrimiento del free jazz y la gira a la que invitan a Don Cherry…, hasta que a principios de los ochenta su banda se disuelve. Arranca entonces la cara B, con la necesidad de reinventarse, el interés por el cine, un aborto, una hija, el cáncer de cuello de útero, el divorcio tras un largo matrimonio y su nueva situación como mujer madura, tema al que dedica una canción: «Confessions of a MILF».”

Una vida llena de cortocircuitos que traza su trayectoria sobre un Londres magullado por dos guerras, donde el rencor y la tosquedad se imponen sobre lo demás. La autora aprovecha este espacio para otorgarnos una perspectiva tajante sobre la inexistencia de la felicidad plena y lo engañosas que resultan ser las expectativas.

Una vida de libro y un libro sobre la vida. Viv Albertine nos revela la cara oculta de los sueños mediante una clase maestra sobre como ser mujer en un lugar “donde no te llaman”. Sobre como, algunas veces, el hecho de ser uno mismo cuesta sangre, sudor y lágrimas.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar
Bar

Mucho más que un bingo: un insólito templo de la tapa.