Sueños y secretos de… Alberto Van Stokkum

Este fotógrafo y cineasta mallorquín residente en Madrid, además de declararse “muy de Canon” ha fotografiado a personajes como Óscar Jaenada, Anni B. Sweet, Amaral o Lucía Scansetti; y ha trabajado para revistas, marcas de moda y discográficas como Desigual, Fanta, Gaps, Iberia, Levis, Rolling Stone Magazine, Springfield, Vice o Vogue. También cuenta con varios films, como el videoclip de Miss Caffeína “Hielo” o el de Amaral “Hoy es el principio del final”, entre otros. A la hora de fotografiar, a Van Stokkum no le gusta nada la parafernalia y prefiere capturar de manera espontánea, buscar el lado divertido y natural de las personas que inmortaliza. Sus instantáneas están cargadas de erotismo y fantasía, rezuman belleza y sofisticación, y su seña de identidad es la provocación. Por ello, enfrentarte a uno de sus retratos implica dejarse seducir… No hay escapatoria.

Autodefinición:
La verdad es que siempre me cuesta un montón y últimamente suelto la definición que hay sobre mi en Internet, jajaja Me da mucha pereza definirme a mí mismo.

¿Qué querías ser de pequeño?
Me encantaba el cine y cocinar. De hecho, cuando le dije a mi madre que quería dedicarme al cine fue un poco drama. Yo estaba en COU y ya veía que no quería estudiar una carrera sino que quería dedicarme al cine, a la fotografía y entonces lo que yo hice fue “una plantada”. Mis padres siguieron intentándolo, los tutores también, pero yo sabía lo que quería hacer, aunque me dijesen que iba a ser un desgraciado y que lo mejor era que estudiase una carrera y que luego ya hiciese lo que me gustase. Aún así, yo seguía pensando lo mismo: no quería perder tiempo. En aquella época también valoré seriamente lo de hacerme cocinero. Me parece algo muy creativo, me encanta cocinar. Pero me desanimé por el tipo de trabajo que es, porque es muy esclavo. Así que tras convencer a mis padres, me fui a estudiar cine a Barcelona. Fue una etapa muy buena de mi vida.

¿Cuándo, cómo y por qué decidiste hacerte fotógrafo?
En la Escuela de Cine yo ya trabajaba, y me iban saliendo rodajes, casi siempre de técnico, porque estudié Dirección de fotografía. Y lo cierto es que, aunque trabajaba con una cámara de cine en el fondo, era lo mismo que una de fotos, con lo cual adquirí durante todo ese tiempo una muy buena base técnica. Durante esos 3 años trabajé mucho y gratis, pero era feliz, a pesar de que mis padres no lo entendieran (risas). Aprendí muchísimo.
Sin embargo, tras cierto tiempo me di cuenta que de mi parte creativa no podía desarrollarla y tenía la espinita de hacer algo propio. Así que un fin de semana me vine a Madrid y lo que en principio iban a ser tres días se convirtió en un mes. Volví a Barcelona, hice las maletas y me trasladé a la capital.

Una vez aquí empecé a buscarme la vida, porque en Barcelona sí que empecé a hacer cosas pequeñas (¡incluso trabajé con Ramiro Lapiedra rodando porno como técnico!), y un día me llamó un colega de Mallorca que tenía una novia modelo y me propuso hacerle las fotos. Quedamos y me lo pasé genial. Era mi primera sesión y me lo pasé muy bien. Y de repente noté que era yo el que dominaba la situación, y me di cuenta que prefería ser “cabeza de ratón, que cola de león”. Y a partir de ahí, con el convencimiento de lo que quería hacer, me abrí un perfil en fotolog, en myspace y empecé a moverme a lo loco, con unos y con otros. Me buscaba la vida sin parar. No cesaba de pensar que podía hacer para conseguir trabajos y ganar dinero y ese empeño me llevó a conseguir diferentes curros por mi osadía e insistencia. Siempre he tenido mucha cara.

¿Cuál es tu seña de identidad?
Siempre parto de una primera idea, pero me gusta dejarme llevar y no ponerme límites. Me encanta improvisar y ver qué puede salir. No soy muy de preparar las cosas sino de crear un ambiente en el que la gente se divierta. De esta manera las personas se relajan y consigo mi propósito.
En cuanto a técnicas podría decirte que yo utilizo mucho la luz directa, un “flashazo”, que es como congelar ese momento de naturalidad que tú quieres plasmar. Es algo muy sincero, nada pretencioso. Para mí, el trabajo está en lo que consigues sacar del modelo más que una técnica en concreto. Y yo creo que en eso soy bueno, empatizo fácilmente con las personas a las que fotografío.

Principales influencias:
La música y el cine. De hecho, en mis sesiones siempre hay música. Pero en cuanto a fotógrafos no tengo dudas: Helmut Newton y Terry Richardson. Son mis principales referencias.

7H7A7464

¿Qué tipo de relación estableces con los fotografiados cuando les inmortalizas?
Trato de que se sientan cómodos. Lo que sucede ahora es que la gente ya sabe el tipo de fotos que hago y vienen predispuestos. Mi estilo personal está muy definido.

Tu mejor foto.
Pues sucedió un día, cuando estaba haciendo una sesión de fotos en casa de un colega. No estaba nada contento de lo que estaba saliendo… No me encajaba la modelo, el maquillaje no lo veía y de repente me llegó un mensaje al Facebook de una actriz que se llama María Guinea, en el que me decía que le encantaría que le hiciese unas fotos. Y en ese momento no me lo pensé demasiado y le dije que si le venía bien en 20 minutos podríamos quedar y hacerlas, y sorprendentemente aceptó. Ese día, en el que las cosas no estaban saliendo como quería, conseguí una de mis mejores fotos, que de hecho es de las pocas que tengo enmarcadas en casa.

¿Tu peor foto?
Hay tantas… Jajajaja. Pero hace unos años hice unas fotos a una chica atlética saltando y quedaron genial. Y lo que pasó es que luego quise repetir esa misma sesión con una amiga cantante y la verdad es que aquello fue bochornoso. ¡Todavía hoy no podemos parar de reír cuando nos acordamos!

¿A quién te gustaría fotografiar?
Siempre he dicho que me encantaría fotografiar a David Bowie.

Un libro, una canción y una peli que te emocionen sobremanera:
Un libro: Cuatro amigos, de David Trueba. Una peli: Los Goonies. Una canción: “My girl”.

Lugar favorito en el que perderte…
Un paseo por la montaña, en invierno y en Mallorca.

¿Qué es lo que te hace feliz?
Poder ser un poco dueño de mi tiempo.

Proyectos en curso y de futuro:
Las exposiciones de mis fotos en los hoteles Me de la cadena Melià. Y respecto al futuro: quiero hacer un libro de fotografía.

¿Un sueño?
Volar.

¿Y un secreto?
Al oído…

// Entrevista de Cecilia Camacho

Comments

Más interesante

contenido