Sueños y secretos de… Ediciones Milwaukee

Dos hermanos y una vocación: descubrir nuevas voces de nuestra literatura. Radicados en Madrid, en su aún corta trayectoria han publicado ya cuatro novelas y un libro de relatos. Bueno, y lo que les falta, claro, porque si algo tienen estos dos lectores empedernidos son proyectos, ganas y hambre literaria. ¿Sus nombres? José Antonio y Mayte, pero si les preguntas a ellos seguro que te responden con un entusiasta: ¡somos Milwaukee! 

La gente monta cada día cafeterías, foodtrucks, revistas… vosotros habéis montado una editorial. ¿Qué os ha llevado a ello?

Una necesidad vital. Hacer algo con lo que realmente nos sintiéramos satisfechos en una época repleta de turbulencias. Somos amantes de los libros desde muy pequeños y queríamos dar la oportunidad de dar salida a una parte de esa gran creatividad que hay en nuestro país y que por diferentes razones no logra emerger. Pensamos que era el momento para llenar ese “hueco” en nuestras vidas y también en el panorama editorial.

No sabría señalar Milwaukee en el mapa, pero su nombre me hace pensar en béisbol, cheerleaders y crema de cacahuete. ¿Por qué ese nombre?

Todo viene de un proyecto anterior que estaba basado en el libro “Alta Fidelidad” de Nick Hornby. Queríamos ponerle el nombre de la calle donde se ubica la tienda de discos en la novela y, desgraciadamente, no aparece en el libro. Seguimos indagando y descubrimos que la tienda de discos que sale en la película basada en la novela existe, está en Chicago en la Avenida Milwaukee y, justo en ese momento, ojeando otras historias, se nos apareció la cerveza “Od Milwaukee”… Y decidimos tirar por ahí.

En vuestra web decís que publicáis lo que os gusta leer. ¿Qué os gusta leer?

Juan: Estoy consagrado a la religión Casavella y para mí “El día del Watusi” es una obra clave. Por otro lado me encanta Santiago Lorenzo, Richard Price, Harry Crews, Norman Mailer, Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald, William Burroughs, Kiko Amat, Carlos Zanón, Paul Auster, Nick Hornby, Manuel Jabois, Enric González… ¡son muchos, la verdad!

Mayte: Por mi parte soy un poco caótica en cuanto a referentes literarios y tiendo poco a idealizar, pero disfruto leyendo a Franzen, Dostoiesvski, “Clarín”, Dickens, Henry Miller, Edward Bunker…

Y… ¿qué no os gusta leer?

Juan: A mí personalmente me fastidia un tanto ese momento en que te dicen “si no has leído este libro no puede considerarte amante de la literatura”. Es decir, esas grandes novelas que están en el imaginario colectivo y cultural de la sociedad que te tienes que haber leído y te tienen que haber gustado sí o sí. Pues a mí hay algunas que me gustan y otras que nos soporto. Otra cosa que no me gusta leer es la novela histórica, entiendo su atractivo, pero a mí no me va mucho, al igual que las novelas de fantasía. No me van, pero confieso que he leído unas cuantas.

Mayte: En este punto coincido mucho con mi hermano, aunque también soy de la opinión de que a veces no es lo que te gusta, sino lo que necesitas o te apetece leer. Quizá en ciertos momentos vitales te descubres profundizando o te obsesionas con ciertos temas o autores. Los gustos literarios creo que crecen con nosotros.

¿Qué diferencia a vuestra editorial del resto?

Varias cosas, pero fundamentalmente que nuestras novelas están basadas en los personajes más que en las tramas. Siempre hay una trama alrededor, pero nuestros libros se centran más en los personajes. Por otra parte, nuestra intención desde el principio ha sido el publicar obras en castellano y, en principio, no optar por traducciones. Estamos interesados en obras que reflejen nuestra realidad y en nuestro idioma, tanto de España como de América.

¿Qué representa formar parte de eso a lo que se llama “edición independiente”?

Es un mundo complejo, variado, muy enriquecedor y con un futuro mucho más prometedor del que nos creemos, a pesar de las dificultades (que son muchas) en esto del mundo del libro. También es un compromiso con los lectores, los autores, los libreros, los editores… Pensamos que abarca todo el proceso para respetar a cada uno de los agentes que intervienen y, en último término, ofrecer un libro lo más cuidado posible. Es una apuesta que requiere que se involucren todos y a veces conlleva cierto grado de riesgo.

Hemos visto vuestro nombre en varias ferias independientes del sector. ¿Hay vida más allá de los grandes sellos y caras conocidas?

Hay mucha vida, muy interesante y realmente prometedora. Cuando vas a este tipo de ferias, además de encontrarte con editoriales con las que al final te haces colega e incluso colaboras, te vas dando cuenta del rico y cuidado surtido editorial que se publica. Mola mucho ver los diferentes catálogos de las editoriales. De hecho, al final del día, sales con los bolsillos vacíos por la cantidad de libros que te has pillado, pero con la sensación de enriquecimiento vital.

Parece que este año habéis pisado el acelerador a nivel de catálogo y promoción. ¿Cuáles son vuestros planes a medio plazo?

Más que a medio, a corto plazo. En septiembre publicaremos la primera novela de un joven autor barcelonés. Y este verano volvemos a la Semana Negra de Gijón a presentar “Ladrones de estiércol”. Aparte, estamos terminando de perfilar los siguientes proyectos hasta final de año. Todo ello mientras vamos leyendo los manuscritos que nos llegan y seguimos dándole vida a todo nuestro catálogo, porque nuestros libros no “mueren” a los dos meses de haber salido, tienen una vida más extensa.

Precisamente, vuestra última novela publicada, “Ladrones de estiércol”, de Nacho Guirado, acaba de llegar a su segunda edición. ¿Qué se siente al ver que la cosa funciona?

Mucha satisfacción e ilusión. Con “Ladrones de estiércol” estamos muy, muy contentos a todos los niveles. Empezando por el autor, la edición, la recepción y las críticas posteriores. Supone una inyección de energía, no sólo por el título en sí, también para dar más visibilidad al proyecto y al resto de autores. Por otra parte, las presentaciones y encuentros de este libro son muy divertidos. El humor da mucho juego, sobre todo, como en este caso, si está bien escrito.

¿Nos contáis un sueño?

Poder dedicarnos por entero a la edición de novelas a través de Milwaukee. Ese es el sueño con el que comenzamos y que seguramente logremos cumplir. También poder seguir contando con la confianza de los autores para que nos sigan enviando sus obras y disfrutar descubriendo todo el talento que debería ver la luz.

¿Y un secreto?

Juan: Las grandes decisiones de la editorial siempre se han hecho en torno a un café y no a destilados como alguna gente opina.

Mayte: Y que los encuentros con lectores, autores y editores cada día nos aportan más, es un aprendizaje constante y, en ocasiones, mucha diversión.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

No todos los días el sabor y la salud maridan de manera tan exquisita.