Sueños y secretos de… Henry Saiz

El Sónar arranca con fuerza en Barcelona, pero Madrid no se queda corto y aporta joyitas como las que hace el dj y productor Henry Saiz. Lo cierto es que no puede llegar en mejor momento. El año pasado su trabajo se cubrió de alabanzas, y en esta ocasión esta va acompañado de una banda para desplegar en directo toda una artillería del buen hacer musical. Y es que Henry Saiz mira al futuro, brinca de cualquier categoría. En 2008 fundó el sello Natura Sonoris  con el objetivo de entrelazar la música electrónica con el arte y la vida. Ahora nos toca unirnos a este viaje placentero, casi en trance, y diluirnos en su música:

Sónar 2014, en esta ocasión de día: ¿cómo se presenta para ti y qué expectativas tienes?
He tenido el placer de tocar varias veces en Sónar, pero nunca de día y la verdad es que era una asignatura pendiente para mí. Como asistente del Sónar siempre me ha atraído más la ubicación y la programación de día que la nocturna, así que he querido preparar algo especial. Mis expectativas son simplemente intentar hacer el mejor show posible, y que la gente lo disfrute.

Esta vez no estarás solo, ¿cómo crees que reaccionará la gente a vuestro directo? ¿Cuánto crees que hay de preparación, y cuánto de improvisación?
Así es. He preparado junto a mi banda un directo único para Sónar donde hemos adaptado muchos de mis tracks, tanto nuevos como antiguos, a un formato más alejado de la pista de baile, y más cercano a una dimensión puramente musical, con un sonido digamos más de “banda”, con cantantes, baterías, guitarras, sintes, etc. Esto ya lo he estado haciendo en los directos de la gira del álbum este último año, pero en este show será un paso más adelante en ese formato. Lo mejor del Sónar es que, tanto con ellos como con su público, la libertad que tienes como artista es total.

En el ámbito musical, ¿cómo ves el panorama actual en Madrid?
Me da pena decirlo, pero la verdad que bastante enrarecido. Te pongo de ejemplo que aún no hemos podido presentar el directo, sólo he podido hacer dj sets en Madrid en este último año. Después de haber llevado el show por todo el mundo, e incluso por sitios tan exóticos y ajenos a esta música como Vietnam o India, y tan lejanos como Australia, me parece muy chocante no haber presentado aún el directo en mi ciudad natal. Ahora mismo muy pocos promotores en Madrid apuestan por algo diferente, pese a que el público lo pide a gritos y están hartos de oír a los mismos nombres una y otra vez. También demuestra lo desconectados que están muchos de estos promotores de los gustos del público: luego alguien hace algo diferente, como recientemente los chicos de Sundance en la terraza de Puerta de América, con Marc Marzenit y conmigo, y es un sold out absoluto, y una fiesta para el recuerdo. En fin, esperemos que vaya mejorando, yo crecí en un Madrid con una oferta de club muy buena y variada, y espero que se vuelva a ese espíritu.

Muchos de tus videoclips son verdaderas ensoñaciones, ¿cómo describirías el proceso creativo?
Creo que ese modo de enfocar mi imagen como artista surge como una extensión de mi propia música, es lo que naturalmente creo que le encaja. Me gusta que el mensaje de la música se refuerce con los videoclips y tengo la suerte de tener unos colaboradores muy talentosos que entienden mi visión y la comparten al máximo. De hecho ahora estamos terminando junto a mi cantante y artista de visuales, Eloy Serrano, el vídeo de uno de los singles del nuevo disco de caras b que presento en Sónar. Este trata exactamente de ensoñaciones y está basado en el cuadro de Goya “El sueño de la razón produce monstruos”, así que tu descripción ha sido muy acertada.

“Reality is for those who are not strong enough to confront their dreams” ha sido calificado como “orfebrería electrónica”. ¿Qué hay de ti en cada tema? ¿Cómo es el trabajo en estudio?
Es una bonita descripción. Hay cierta verdad en ello, ya que mi modo de trabajar tiene bastante de artesanal y orgánico. Trabajo con elementos analógicos e instrumentos musicales, y para conseguir el tipo de sonido que busco paso por muchos procesos que tienen mucho de experimentación e improvisación. A la pregunta sobre qué hay de mí en cada tema te diría que todo: uso la música para expresarme, así que cada canción tiene una parte de mí, y la verdad que cada vez lo encuentro más un proceso más personal.

Tu agenda parece estar a tope. ¿Qué tal la experiencia de vivir en tránsito entre ciudades? ¿Es esto enriquecedor para tu producción?
La verdad es que no me puedo quejar. El viajar sin parar es una parte tanto buena como mala de este trabajo. La peor son los vuelos interminables, los días y más días solo, el estrés, el cansancio, el estar dentro de esa vorágine que a veces te supera un poco, como llegar a un sitio después de 12 horas de vuelo y tener que ir a un club a darlo todo sin que se note que estás muerto de cansancio. A la vez es increíble poder conocer el planeta, tener amigos en muchísimos rincones del mundo y conocer a la gente que te sigue y te muestra tanto cariño. Y encima, poder vivir de tu pasión. Es un tópico del músico, creo que cualquiera te diría lo mismo. Y sí, es enriquecedor para la creatividad porque te da una dimensión más extensa del mundo en el que vives, y de la gente que conoces.

¿Próximos proyectos en mente?
Ahora en junio se edita en cd y digital “Reality Addendum”, un disco de caras b de mi primer álbum “Reality is for those who are not strong enough to confront their dreams” que vendrá acompañado de varios singles. También estoy preparando un álbum con mi alias Hal Incandenza, que espero que vea la luz a finales de este año o principios de 2015, y también estamos en proceso de editar el primer single de mi banda. Además de remixes, singles y seguir de gira, claro.

¿Nos cuentas un sueño?
Si te refieres literalmente a algún sueño que haya tenido, necesitaría extenderme demasiado, porque mis sueños siempre suelen ser bastante largos y complicados, y puedo parecer un demente si los cuento (risas). Si con sueños te refieres a aspiraciones, creo que el mayor sueño que me gustaría realizar sería el de tener contacto con algún tipo de ser vivo extraterrestre. Pero por ahora lo veo complicado.

¿Y un secreto?
Esto resulta un poco embarazoso, pero a estas alturas me estoy sacando el carnet de conducir… Y eso que me compré un coche el año pasado, ¡a ver si así me motivaba! Ya puestos a confesar, he de decir que me enseñó a conducir Marc Marzenit (risas). De hecho, me examino el martes que viene. Deseadme suerte.

(¡Suerte!)

Comments

Más interesante

contenido