Sueños y secretos de… Josep Sánchez

¿Cuándo fue que dejamos de imprimir nuestras fotos? Nos olvidamos de lo que se siente tocar la textura del papel, ensimismarnos mirando una foto suspendida en la pared, o crear despacio un álbum de las últimas vacaciones. Para evitar el olvido Josep Sánchez creó Instagrafic, una empresa joven, fresca y con talento que se propone dar vida a las imágenes: devolverlas a las dos dimensiones. Imprimir, imprimir, imprimir, para que los recuerdos no se mueran en el móvil.

¿Quién es es Josep Sánchez?

Josep Sánchez es un emprendedor de Barcelona (licenciado en Económicas y ADE por la UPF), de 25 años, y quien, desde hace un año, mueve los hilos de Instagrafic, junto a un equipo joven y muy motivado.

¿Cómo y por qué surge el proyecto de Instagrafic?

Todo empezó con Instagram. En mi casa, nos aficionamos, junto a mi padre y mis hermanos: a la hora de la comida nos picábamos para ver quién hacía las mejores fotos y quién conseguía más likes. Un día, nos preguntamos ¿y no sería genial tenerlas todas impresas? No tardamos mucho en ponernos en marcha, porque el negocio familiar es una imprenta que tiene más de 30 años de trayectoria.

¿Con qué tres palabras definiríais Instagrafic?

Buen rollo, originalidad y esmero en los detalles.

En la era de lo digital, ¿cómo hacéis para atraer la atención al papel?

La verdad es que la gente aún quiere revelar… pero no se ofrecen soluciones adaptadas a la vida digital. Puedes imprimir en muchos sitios, pero pocas cantidades y a un precio muy alto. Por eso hemos lanzado un producto que está dando muy buen resultado, la Tarifa Plana, con la que pueden imprimirse hasta 300 fotografías por una cantidad fija (25 o 29 euros). La novedad es que pueden mandarnos las imágenes por whatsapp y nosotros, en pocos días, las mandamos a casa.

300 fotos son un montón…

Sí, son muchas, pero fíjate que ocurre algo que no esperábamos: ¡la gente repite! Hace más de un pedido. Luego nos dimos cuenta de que nuestro “carrete” es el móvil, y de que allí caben miles de fotos. Nosotros no queremos que las fotos se queden allí, en el móvil, arrinconadas. Y vamos bien, estamos contentos. ¡Ya llevamos impresas 250.000 fotos!

¿En tu caso particular, qué fotografía recuerdas con especial cariño?

Tengo una foto muy chula colgada en la oficina. Aparecemos mis dos hermanos y yo junto a mi padre, pescando en un río. La escena parece muy de peli y ahora me encanta, pero lo cierto es que sólo a mi hermano mayor le gustaba pescar. Los demás fuimos a la fuerza… no nos aguantábamos el aburrimiento.

¿Un fotógrafo que admires?

Aunque no lo parezca, ahora todos somos un poco fotógrafos. La popularización de los dispositivos ha hecho que estemos muy familiarizados con el encuadre, los colores, las proporciones, etc. Pero sí, tengo varios fotógrafos preferidos, sobre todo de surf. Morgan Maassen (@morganmaassen), por ejemplo, o Chris Burkard (@chrisburkard).

¿En Barcelona, cuál es tu lugar favorito para fotografiar?

Me gusta mucho la plaza del MACBA. El museo en sí ya es una pasada, por su arquitectura, pero lo que le da un toque de personalidad es todo lo que transcurre a su alrededor. Ese ambiente define muy bien qué es Barcelona. Y luego, en general, cualquier lugar puede ser bueno, ¿no?

Cuéntanos un sueño.

Ser muy sabio sobre temas empresariales, para poder ayudar a otra gente a superar las dificultades en su negocio y que puedan ganarse tranquilamente la vida.

¿Y un secreto?

Aun no he impreso ni una foto con Instagrafic. ¿Te lo puedes creer?

 

Fotografía: Jordi Muntal

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

No todos los días el sabor y la salud maridan de manera tan exquisita.