Sueños y secretos de… La buena vida

¿Alternativa al empobrecimiento social? Sí, en tres palabras: LBV (La buena vida), mercado-ecológico-artesanal. Generar empleo, cuidar el medio, recuperar entornos rurales y mejorar nuestra salud son el fermento de LBV, un reflejo de los Farmer’s Market que pisan fuerte en ciudades europeas. Del campo a tu plato. Una tendencia que viene para quedarse y sembrar en Madrid el único escenario de entrada libre de productos alimentarios ecológicos y artesanos, un encuentro mensual en torno a la gastronomía consciente. Porque en el centro de la capital se cuecen muchas (y buenas) cosas. Y a nosotros, lo que sea acostumbrar al paladar a buen precio y con beneficios, nos deleita. HUB Madrid está a puntito de descorchar innovación este fin de semana, sazonado por grandes chefs, talleres, catas, degustación…

¿Hacia dónde avanza LBV?
Nuestra ilusión es que LBV se convierta en un mercado permanente que ofrezca al consumidor responsable una variedad de productos de calidad, sanos y que el productor ecológico y artesano llegue a un público más amplio sin depender de grandes distribuidores e intermediarios. Desde ahí podremos generar muchos proyectos: grupos de consumo, degustaciones, club gastronómico…

¿Creéis que ha aumentado el interés hacia estos modelos de consumo o pesa más el precio en la cesta de la compra?
A veces se asume que la producción ecológica y artesana es más cara, pero no siempre es así. Se encarece por la falta de una estructura estable de distribución, pero se puede abaratar buscando alternativas más eficientes entre productor y distribuidor como La buena vida. En España hay mucho margen para crecer.

A los más receptivos ante este consumo sustentable, ¿qué mensaje les transmitiríais?
Ahora es el momento de ser proactivos, de convertirse en evangelistas. Cambiar nuestros hábitos de consumo es el primer paso para cambiar la estructura económica que nos ha llevado a esta crisis, pero hay que “currárselo” y ser protagonistas.

Un secreto (gastronómico)…
Los escabeches y ahumados del Restaurante Lago de Sanabria, una delicia hecha en Madrid: sana y tradicional.

Un hábito (ecológico)…
Preguntarse siempre por los efectos “colaterales” de lo que consumimos. ¿De dónde viene ese producto? ¿Contribuye al desarrollo económico o a la extenuación de los recursos? ¿Su producción es sostenible? ¿A quién estoy apoyando al comprarlo? Recuperar la conciencia: saber de dónde viene lo que comemos y consumimos es el primer paso hacia el cambio.

Un sueño (cumplido)…
La primera edición de La buena vida. Sacar adelante este proyecto ha sido un esfuerzo de meses en el que se han implicado productores, HUB Madrid y mucha gente. Merece la pena.

Entrevista por: Elena Velasco.

Comments

Más interesante

contenido


Miércoles

¿Qué verás tú en el cuadro? ¿Qué personaje serás?