Sueños y secretos de… Pablo Und Destruktion

“Vigorexia emocional” es el tercer álbum del artista asturiano y el primero que edita con Marxophone. Ha sido grabado en directo en una casa de Peón (Asturias) a modo de refugio y retiro espiritual, y el resultado de esa introspección son 10 canciones intimistas, pasionales y muy reflexivas, en las que tienen cabida temáticas controvertidas como la política, la filosofía, la religión o el anarquismo. Un nuevo trabajo muy interesante y con el que Pablo se siente muy contento. No solo porque lo ha grabado con su grupo habitual, sino por el camino recorrido hasta llegar hasta él. Pasen, lean y escuchen… Vale la pena.

Autodefinición:
Pablo Und Destruktion, ocultista y vividor.

¿Cuál es el origen del título de tu tercer disco?
Hace referencia a la gimnasia del espíritu, que estuve practicando fuertemente durante el último año.

¿Ha surgido de la catarsis que vives con cada nuevo trabajo? ¿Tu intensidad te ha jugado malas pasadas?
Sí que me tocó catarsis para este disco y no es especialmente agradable, pero sí que me sirve para aprender e intento hacerme mejor persona con cada trueno.

La industria de la música está en crisis y hay bandas que están apostando por otros formatos para llegar a su público. ¿Qué opinas al respecto?
Yo soy uno de esos y mantengo múltiples formatos: en solitario, trío, quinteto y orquesta entera. Mi proyecto es personal y la banda es un recurso, así me puedo permitir trabajar de distintas formas y además de ser más efectivo en lo laboral, también me permite mantener frescas y vivas las canciones.

Vigorexia emocional lo has grabado en directo con tu grupo habitual -formado por Javier Bejarano, Sara Muñiz, Dani Donkeyboy, Jose Rilla y Pablo Pravia- en una casa en Asturias y el cual ha sido producido por Ángel Kaplan. ¿Qué tal ha sido la experiencia?
Ha sido muy buena porque creo que el resultado se parece a las grandes producciones de los setenta pero el método de trabajo ha sido muy libre y autónomo, sin las presiones de los estudios y con la concentración de un retiro. Intentaré mantener este método de trabajo siempre que pueda.

Para este disco has hecho una selección de las canciones, que según comentas “son las más íntimas, sin desatender a la política, la filosofía e incluso la religión, tratando de compaginar anarquismo, mística y romanticismo, y dar cauce a la pedazo de tronera que ya llevo yo de serie”. ¿Ha sido complicado ese proceso o te has dejado llevar por la intuición?
Siempre comienzo con un período de bibliografía y trabajo de campo, casi me lo tomo como una tesis. Una vez que tengo las referencias claras sí que intento atender a mi intuición para no hacer un disco demasiado cerebral.

¿Qué canción te hubiese gustado componer?
“Alegría”, de Elia y Elizabeth.

¿Con quién te gustaría compartir escenario?
Con Blixa Bargeld.

Lugar favorito en el que perderte…
Mariña lucense.

Proyectos de futuro.
Quiero teatralizar más mi propuesta y profundizar en las artes escénicas en general.

¿Nos cuentas un sueño?

¿Y un secreto?
Estoy pensando en hacer la Confirmación.

// Entrevista de Cecilia Camacho
Fotografía de Javier Bejarano

Comments

Más interesante

contenido


Sábado

Cine, gastronomía, música… Navidad así: sí.