Sueños y secretos de… Rollercoaster Kills

Con más de un centenar de conciertos, muchos más ensayos y varias grabaciones de estudio a sus espaldas, Rollercoaster Kills –Miguel, Jorge y Dani– ha conseguido erigirse como una de las bandas que más miman su trabajo en la escena del punk rock en nuestro país. Hace poco presentaban en Wurlitzer Ballroom su segundo larga duración, “Life Sweet Gross”, un disco no apto para almas cándidas y estómagos delicados, y cuyas doce canciones están dedicadas a temas como la superficialidad, el sexo y las infancias desdichadas de algunos de los serial killers más atroces.

En vuestro último álbum, tienen cierto protagonismo personajes como Charles Manson, Ed Gein y Elliot Rodger, que relatan su historia en primera persona. Lo mismo sucedía en el primer disco –Evil Debt– con “Adam’s Massacre”, en alusión a la matanza de la Escuela Primaria de Sandy Hook. ¿Por qué los asesinos en serie se han convertido en una especie de fetiche en vuestras canciones?
A los tres nos fascinan este tipo de personajes profundamente inadaptados. Parecen capturar la esencia de todo lo que va mal en nuestra sociedad, siendo incapaces de participar en la carrera de ratas como hacemos todos. Son víctimas a la vez que verdugos, como podríamos ser Rollercoaster Kills si no fuera por el punk rock.

A este respecto, la impresionante portada de Life Sweet Gross –obra de María Gallardo (El Problema)– parece haber sido fruto de varias decisiones muy meditadas, tanto a nivel estético como de contenido. ¿Qué nos podéis contar del arte gráfico?
La idea de la portada era reflejar con un collage algo muy punk que fuera a la vez la esencia de las letras: combinar la parte dulce e inocente con la parte gross, de muerte y violencia.

GDOB-30H3-007 (1k1)

¿Qué papel juega la herencia católica en vuestras canciones?
El mundo occidental está muy marcado por la herencia cultural del cristianismo, y España en particular por el catolicismo. Cuando uno se cría arropado por esa mitología religiosa, pensando que todo tiene una explicación y un propósito, y luego descubre que es mentira, todo pasa a ser muy gross. La muerte de Dios siempre es una puta mierda, por mucho que te sientas liberado.

En este segundo trabajo parece imperar aún más la mala leche: ¿Qué influencias han resultado ser más significativas que no estuvieran presentes en el anterior y qué ha caracterizado la evolución de vuestro sonido desde los primeros directos?
En Rollercoaster seguimos una suerte de involución discográfica. Nuestros primeros trabajos suenan menos extremos y más limpios y, conforme hemos cogido experiencia, hemos logrado recrudecernos. Todo es más simple, contundente y rápido. Las influencias siguen siendo las mismas pero creo que ahora simplemente lo hacemos mejor, aunque demos más asco que nunca.

¿Tienen cabida otras bandas bajo vuestro sello Crap Recordings, o éste se creó exclusivamente con el fin de autoeditaros?
Inicialmente se creó para autoeditarnos pero ahora estamos considerando dejar de mirarnos el ombligo y dar cabida a otras bandas, sobre lo cual daremos más información en breve.

¿En qué medida colaboran Caleiah, Bramante y Monasterio de Cultura
Con todos ellos mantenemos relaciones de amistad más allá de lo musical y, a algunos como Caleiah, los conocemos desde hace muchos años. Tal y como funciona la cosa, Rollercoaster trabajamos de manera completamente autónoma y una vez acabado el disco los sellos nos ayudan –con mucho amor y entusiasmo- distribuyéndolo por sus redes y contando con nosotros para sus eventos.

Los tres tenéis un trabajo fuera de la banda. ¿Cómo conseguís compaginar la intensiva labor musical con la “vida adulta”?
Hacemos malabares para compaginar nuestros curros con la banda y conciliar todo con la vida personal de cada uno. Nos organizamos mucho. A nivel de banda, funcionamos como una especie de célula terrorista. A nivel personal, es más como ser un superhéroe del punk, el pringado de Clark Kent vs. Superman.

Una sola frase que consiga resumir el conjunto de los 12 temas que componen Life Sweet Gross.
We wish you all well, bruises darken and swell. Os deseamos a todos lo mejor, los moratones se inflaman y oscurecen.

Bandas de la escena underground madrileño con las que os sentís cómodos compartiendo escenario. 
Muchas… Ulises Lima, Challenger!, Fuckaine, Sugus, Wild Animals, Rizoma, Fabuloso Combo Espectro, Calvario, Sudor, Tigres Leones, Afilador, El Pardo, Wanda & la Mujer Pantera, Monotonus, Trono de Sangre… Y muchas más que ahora mismo no se nos ocurren.

Locales de Madrid en los que os reciban con los brazos abiertos.
El Wurlitzer Ballroom, el Rock Palace y la Faena. Es raro el fin de semana que no visitemos al menos dos de los tres lugares.

¿Nos contáis un sueño?
Soñamos con compartir escenario con alguno de nuestros héroes de verdad, deidades del rock mainstream como Bono o Sting. Seríamos felices de darles a ellos y a sus fans auténtico asco y pena.

¿Y un secreto?
Un día, en lugar de ir a ensayar, quedamos para ver la peli de Prince, Purple Rain. Fue un momento muy bonito.

 

* Rollercoaster Kills tocarán de nuevo en Wurlitzer Ballroom el 29 de octubre.
// Entrevista de Paula de Aguirre

Comments

Más interesante

contenido