Casa de Aragón

Lugar Restaurante
3-cardo


Donde
Plaza de la República Argentina, 6
Ver Mapa
Cuándo

De lun. a dom. de 9 a 0h, vie. y sáb. hasta la 1h

Cuánto

Unos 25€ por persona / Menú diario por 12€



Donde
Plaza de la República Argentina, 6
Ver Mapa
Cuándo

De lun. a dom. de 9 a 0h, vie. y sáb. hasta la 1h

Cuánto

Unos 25€ por persona / Menú diario por 12€

Los auténticos tesoros culinarios están ocultos entre las muchas propuestas de la ciudad. Y escondidos entre las montañas aragonesas surgen las delicias de La Casa de Aragón. Desde aquellos parajes tan repletos de buen producto llegan a la mesa de este renovado restaurante platos desconocidos y exóticos a pesar de su cercanía geográfica. En una era donde donde no queda qué descubrir, lograr un descubrimiento como éste es toda una satisfacción. La cocina aragonesa nunca defrauda. Cada plato es un suspiro y una grata sorpresa, desde el foie inicial al suculento postre en forma de cheesecake premium. Entre medias daremos un paseo zaragozano. Raciones generosas con tintes de cocina de autor respetando la tradición invaden nuevos territorios en tu experiencia culinaria. Merece la pena dejarse llevar por su pollo al chilindrón basado en un producto exquisito y en su aliño con guiso de tomate, pimiento rojo y ajo. Esa textura tan trabajada despeja la agenda de tu paladar para conseguirle una cita con lo sublime. Nada resiste la comparación de sus albóndigas de ternera con boletus y trufa negra D.O. de Teruel, considerada la mejor del mundo.

Tras este éxtasis foodie, llega el momento del cardo aragonés. Nunca te imaginarás su sabor exquisito hasta que le hinques el diente por primera vez. Para finalizar este sabroso recorrido por los rincones más brillantes de los fogones aragoneses quizás te apetezca una increíble hamburguesa de ternasco joven. Una oda al sabor hamburguesero más intenso de la ciudad. Aún no te levantes de la mesa. Tanto en la terraza interior como en la exterior, ambas con vistas a la preciosa fuente de los delfines, las sobremesas son un arte en el que el único rival es el tiempo y sus normas. Tranquilo. Ese rival se convierte en aliado cuando contemos las horas para volver a sentarse al borde las delicias de Aragón.

2-casadearagonplate 1-280217_1171

Comments

Más interesante

contenido



Lugar
Bar

Mucho más que un bingo: un insólito templo de la tapa.