El Caldero

Lugar Restaurante
El Caldero


Donde
Caller Huertas, 15
Ver Mapa
Cuándo

De 13h a 16:30h y de 20h a 0h

Cuánto

Unos 25€ por persona



Donde
Caller Huertas, 15
Ver Mapa
Cuándo

De 13h a 16:30h y de 20h a 0h

Cuánto

Unos 25€ por persona

El Caldero quizás no sea el restaurante más bello de Madrid pero esconde en su interior la confirmación de que la belleza exterior no es la primordial. Este tradicional restaurante es una exquisita oda a Murcia. Esta comunidad posee una deliciosa gastronomía que en Madrid no cuenta con representante más apropiado ni auténtico que El Caldero. Merece la pena acercarse a sus sabores y descubrir el Zarangollo, una delicia de huevos revueltos, calabacín, cebolla y gamba roja. Tras él aparecen maravillas como el hojaldre relleno de foie al vino de Monastrell o la Alcachofa al ajo Cabañil. Esta última es una digna representante de la huerta murciana, una de las más diversas y variadas de nuestra cocina. La cazuela de almejas y langostinos a la marinera es una apasionada tentación pero te recomendamos reservar tu libido para perder la razón con los arroces de la casa. Desde el arroz negro al famoso Arroz al Caldero cocinado y servido en un Caldero clásico todos los sabores con los que sueñas se desgranan en tu plato al son del verdadero arroz murciano. Para finalizar esta visita al paraíso de Murcia y su cocina puedes reservar tu paladar para degustar los paparajotes. Esta delicia ha sido designada como uno de los platos universales de La Cocina española y no es casualidad. Su crujiente exterior encierra una hoja de menta que le aporta al conjunto un sabor muy peculiar que no deja indiferente a nadie. Las apariencias saltan por los aires regados en vino exclusivo de la casa y con el sabor a Murcia te despides de lo exterior para perderte en un interior jugoso y delicioso. En El Caldero lo único que impera es regresar a un lugar inhóspito escondido entre arroces de ensueño.

2-1275209_584903924900158_669302011_o

Comments

Más interesante

contenido


Miércoles

Las convenciones no saben defenderse ante el brutal instinto animal.