John Barrita

Lugar Bocatería
John Barrita _ Fotos © de Panci Calvo_BARRITA BLANCO Y CARRILLERA_01


Donde
Vallehermoso, 72
Ver Mapa
Cuándo

Mar. de 20h a 23h, de mié. a sáb. de 12:30h a 16h y de 20h a 3h, dom. de 12:30h a 16h

Cuánto

Unos 20€ por persona



Donde
Vallehermoso, 72
Ver Mapa
Cuándo

Mar. de 20h a 23h, de mié. a sáb. de 12:30h a 16h y de 20h a 3h, dom. de 12:30h a 16h

Cuánto

Unos 20€ por persona

Los bocadillos son un mundo por explorar sin límites a la creatividad. Ese placer de comer con las manos nos conecta con nuestro ser más libre y desenfadado; pero entre dos panes se puede encerrar mucho arte. En John Barrita han elevado el nivel de los bocatas de la ciudad de sobremanera y han apostado por creaciones donde se recrean en la belleza, la textura y la imaginación de este auténtico estilo de vida culinario. Javi Estévez ya había convertido algo tan denostado como la casquería en auténtica alta cocina capaz de enamorar a cualquier comensal. Ahora lo ha vuelto a hacer con los bocatas. Para ello ha puesto sobre el pan de La Panotheca todos los sabores de su Tasquería y junto a Quike Pedraz ha ideado la manera de transformar lo vulgar en quilates de sabor.

El aire industrial de John Barrita avisa de las intenciones que se cocinan entre sus fogones. Informal pero seductor y con mucho estilo la decoración anticipa cosas nunca vistas. El pan y el emplatado son dignos de un artículo especial pero debemos ceñirnos a los sabores que nos aguardan. La carta es un juego entre aromas de infancia y creaciones del mañana. Todas las apuestas son ganadoras pero debes elegir bien tu jugada puesto que la abundancia de tentaciones hace imposible probarlas todas en la primera visita. Brioche & Steak es una de las maravillas made in Javi Estévez, conservando el sabor de su legendario steak con carne de La Finca y envolviéndolo en un brioche capaz de hacerte levitar. Chapata y calamares es otra combinación con estilo y con la capacidad de rememorar tiempos lejanos de meriendas felices con una textura diferente. Otro must del lugar es sin duda Blanco & Carrillera, una combinación que parece imposible pero que entra en el terreno de los sueños para aparecer radiante sobre esas mesas de madera. En plena efervescencia bocadillera tampoco deberías obviar su Ensaladilla & La Paloma, una ensaladilla rusa cuya ternura conmueve. Debes dejar un espacio en tu ajetreado estómago para degustar las creaciones dulces de la casa. Es difícil entre tanta delicia inesperada pero merece la pena. El Budin & Chocolate es el resumen idóneo de la filosofía del local: un producto fabuloso, mucha creatividad y la textura perfecta del pan. Los chocolateros agradecerán esta creación, y los que prefieren una alternativa al dulce sagrado de los aztecas podrán recrearse con la Torrija & Helado. Un postre con alma castiza y cuerpo cosmopolita. Olvida lo que crees saber de bocatas. Nunca los bocadillos serán igual después de degustar esta experiencia sublime.

//fotos de Panci Calvo

19780510_346144189138423_1713898841769309950_o 21743276_374769452942563_2744756316914626038_n

Comments

Más interesante

contenido