La Navarrería

Lugar Restaurante
1-Navarreria_0


Donde
Calle Lagasca, 103
Ver Mapa
Cuándo

De lun. a sáb. de 13h a 16h y de 20h a 23h, dom. de 13h a 16h

Cuánto

De 20 a 30€ por persona



Donde
Calle Lagasca, 103
Ver Mapa
Cuándo

De lun. a sáb. de 13h a 16h y de 20h a 23h, dom. de 13h a 16h

Cuánto

De 20 a 30€ por persona

Hay un lugar donde perderse y no regresar. Ese lugar norteño rodeado de verdor y montañas ha llegado a la ciudad. Ya puedes descubrir que la huerta de Navarra es una amalgama de sabores y texturas únicas con el certificado de calidad sublime que les acompaña desde siempre. Por eso, agradecemos propuestas como La Navarrería, espectacular adaptación de las mejores joyas de la huerta navarra a los paladares de Madrid. Su acogedor local te tiene reservados platos e iniciativas difíciles de encontrar en la ciudad. Sin duda, su escalera navarra es la idea más loca y genial de Íñigo Orla, conocido por divertirnos con su cocina vegetariana y fresca en el malasañero My Veg. La escalera consiste en reeditar en Madrid una costumbre muy navarra, donde el 1 de enero, el 2 de febrero, el 3 de marzo -y así sucesivamente hasta el 7 de julio- se produce una celebración especial en este local con aroma a verde. Las fechas de la escalera coinciden con el culto a una maravilla de la huerta navarra. Nosotros pudimos gozar la escalera dedicada a la alcachofa y seguimos deseando que llegue la siguiente.

Más allá de la escalera, los platos que surgen de los sanos fogones de este templo de la hortaliza y vegetales navarros son un compendio de sabor y bajas calorías. A los amantes de las maravillas culinarias en formato mini les apasionará los montados en pan de cristal con escalivada y boquerón, o rabas de chipirón, y se sorprenderán con el revuelto de ajorriero; o con los calçots de Tudela, únicos e inolvidables. En cambio, a los que nos gusta sentarnos a disfrutar de una completa experiencia gourmet no nos podremos ir de este local que un día acogió al mítico Tony 2 sin degustar la crema trufada de cardo con setas y piparras. También es díficil resistirse al bacalao vestido de ajorriero y acompañado de langostinos que supone una delicia única. Las pochas de Sangüesa son otra parada inevitable por este viaje a la huerta más sabrosa de la Península. También puedes encontrarte con maravillas alejadas de la tierra de cultivo, como la gallina en pepitoria, que supone un cierre perfecto a una experiencia increíble. El olor a cultivo orgánico que desprende La Navarrería impregnará tu garganta, que impaciente por regresar te recordará lo importante que es disfrutar de una comida sana y, sobre todo, sabrosa. Al fin, la salud llena tu plato de matices que no podrás dejar escapar.

1-12744020_235095516827121_7733690666144025156_n 1-La Navarreria

Comments

Más interesante

contenido