Pointer Madrid

Lugar Restaurante
Pointer Madrid


Donde
C/ Marqués de la Ensenada, 16
Ver Mapa
Cuándo

De 13h a 17h y de 20h a 2:30h

Cuánto

Unos 20-25€ por persona



Donde
C/ Marqués de la Ensenada, 16
Ver Mapa
Cuándo

De 13h a 17h y de 20h a 2:30h

Cuánto

Unos 20-25€ por persona

Pointer es una mesa para dos, una noche única y sabores que se alargan hasta la madrugada. El entorno en este restaurante lo envuelve todo con un halo de sofisticación que indica una velada para el recuerdo. La noche, el momento más idóneo para vivir este lounge preciosista, avanza entre susurros y confidencias de recetas sanas y deliciosas. Por una exquisita vajilla de temática canina se pasean una serie de platos en consonancia con el entorno. Para iniciarse en este emblemático lugar las croquetas de pollo en pepitoria y las de picadillo de León con queso de Mahón son todo un bautismo de fuego. En estas creaciones se lanza el mensaje de algo igual pero diferente. Un fuego que es parte fundamental del decorado se traslada a la creatividad de la cocina con una reinvención de un sandwich mixto con huevo para la cual es necesario tener ganas de explorar. Estas combinaciones de algo común y extraordinario le fascinan al joven chef del local, César Galán. Nos encantó el juego aunque hay que ser osado para admitirlo. No tenemos dudas en que te fascinarán entrantes como el snack de atún con habitas de Tolosa, tomate seco y mahonesa de kiwi, lima y wasabi. Todos los platos tienen muchas millas encima y viajan por ilimitados caminos gastronómicos. En ellos se plasma un juego entre culturas culinarias y otro entre el ayer y el mañana. Si amas el sushi también tienes a tu disposición este absoluto manjar aunque quizás decidas continuar otra senda a través de la noche del Pointer con una de sus increíbles ensaladas y la fabulosa merluza con almejas. Este plato esconde en sus entrañas una fuente inagotable de texturas y sabores sublimes.

Nuestra gula se ha saciado y queremos perdernos en el lounge de Pointer, pero si te puede la gula siempre puedes pecar con el tartar de pato con quinoa y manzana o un buen Black Angus. No seas impetuoso, el postre te espera con una sobredosis de felicidad insertada en una jeringuilla. Este desafío a tus papilas combina chocolate y galletas oreo en una suave textura que te dejará obnubilado. Poco después, volverás a recorrer ese espacio tan acogedor que te rodea para descender por las escaleras hasta el refugio de los amantes de una madrugada de cóctel.

2-15123346_1119508701479210_1163295432134089951_o 1-15875080_1158724900890923_4210154123686358544_o

Comments

Más interesante

contenido