Poncelet

Lugar Restaurante
Poncelet


Donde
Calle José Abascal, 61
Ver Mapa
Cuándo

De mar. a vie. de 12h a 0h, sáb. de 11h a 0h y dom. de 11h a 16h

Cuánto

Unos 20-25€ por persona



Donde
Calle José Abascal, 61
Ver Mapa
Cuándo

De mar. a vie. de 12h a 0h, sáb. de 11h a 0h y dom. de 11h a 16h

Cuánto

Unos 20-25€ por persona

Existe un territorio exótico donde el queso se eleva por encima de sus techos hasta hacerte alcanzar el cielo azul de Madrid. La pasión por el lácteo más suculento adquiere en este lugar una nueva connotación. En él paseas por las variedades, denominaciones de origen y procedencias animales como si se tratase de tu propio jardín. El auténtico jardín de las delicias queseras. Toda su decoración se establece en torno a este maravilloso manjar procedente de las mejores razas de cabra, vaca u oveja. Retratos de los animales nos animan a jugar con ellos en nuestras fotos de Instagram y la cava de quesos presente en el local nos hace soñar despiertos con sabores únicos. Un jardín vertical y una vaca gigante son el símbolo arquitectónico de un vergel foodie único.

Pero en Poncelet hay mucho más que queso. El clásico de los quesos en Madrid se convierte en su restaurante en un galán capaz de seducirnos con sus propuestas. Nos sorprende su cuidada carta de madera con auténticos must como su focaccia de escalivada. Su cuerpo de anchoas norteñas y queso de la Vega de San Martín nos anticipan un delicioso hummus de queso majorero, un exquisito maki de salmón noruego y mozzarella de búfala. A pesar de estas maravillas que nos hacen olvidar por un momento las excelencias queseras de la casa nos decantamos por el tomate en almíbar oriental con queso Las Garmillas y salsa romescu.

En este minimalista pero sublime plato se conjugan las bondades de Poncelet: disfrutar del queso sin ser protagonista de unas recetas en las que se mezcla arqueología e innovación culinarias. Nuestra mente cuajada de grandes emociones nos solicita la provoleta de queso Murcia al vino y la brocheta de pollo de corral teriyaki. Justo cuando la comanda se convierte en realidad nos asaltan las dudas: ¿Qué delicias nos estaremos perdiendo? Quizás una suculenta raclette en forma de tostada nunca imaginada por nuestras cabezas, o una tartiflette de queso Puigpedrós. Pero la gula nunca debe gobernar nuestra cordura que grita por unas albóndigas caseras dignas de un suspiro. El postre no podía ser otro que una tabla de quesos. Déjate guiar por sus expertos en la materia. Nunca te defraudarán. Desde los pastos más verdes a tu mesa llegarán directamente las excelencias de los mejores quesos asturianos, italianos, manchegos o franceses. Poncelet ha viajado por todo el mundo para contentar tus papilas sedientas del mayor manjar donado por los dioses: el queso.

cheesebar31 20228246_1394989030537915_4594505994779384600_n

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

Todo un puzzle de sabor que nos conecta con la tendencia heladera más deliciosa.