Volvoreta Experiences: Gastroletras

Lugar Experiencia
1-bacalao


Donde
Diferentes locales
Ver Mapa
Cuándo

Hasta el 30 de Abr.

Cuánto

Consultar en web



Donde
Diferentes locales
Ver Mapa
Cuándo

Hasta el 30 de Abr.

Cuánto

Consultar en web

No hay duda de que la literatura nos eleva por encima de nuestra triste realidad. Por ese motivo, no es de extrañar que el restaurante más cerca del cielo de Madrid haya apostado por ella para guiar nuestro paladar gourmet por el mundo de la gastronomía más castiza a través de la obra de un premio Nobel como Jacinto Benavente. Este escritor cumbre dejó para la historia algunos retazos de gloria literaria tan exquisita como el homenaje que le dispensa el Volvoreta del Eurostars Tower madrileño. La fusión entre gastronomía y literatura ensalza los encantos de ambas en un mes tan especial como este abril librero.

La obra literaria y comestible del Volvoreta estará dividida en ocho actos. Todo comenzará como una buena obra, con un aperitivo frío como anticipo de una trama intensa y sofisticada con grandes giros argumentales dignos de un gran chef o quizás un gran escritor. Aves y Pájaros de todo tipo inspiran un delicioso boquerón en vinagre con una espuma de piparra y un brote de cilantro. A su lado le acompaña un plato muy Benaventiano, como los auténticos callos a la madrileña. Tras ellos, nada como una mini ensalada de codorniz escabechada con verduras en escabeche y zanahoria crujiente, un homenaje perfecto al libro de Jacinto Benavente Aves y Pájaros.

La obra Al Natural evoca un mini cocido picante, tan poco artificial como brillante en su interior. El acto 4 y el acto 5 corresponden al nudo de la historia, donde todos los personajes vuelan libres en la mente del escritor y los ingredientes disparan la creatividad del chef. Ni al amor ni al amar no podía ser otra cosa entonces que un buen besugo a la madrileña cubierto de una maravilla compuesta por crujiente de pan, crema de limón y salsa de cebolla. Le sigue un impredecible muslo de pollo en pepitoria con almendras que no desmerece el talento de las páginas de La comida de las fieras del gran Benavente. Como toda buena obra castiza, el entreacto es un desengrasante como en este caso el acto 6, un homenaje en forma de postre a otro dios literario, Hemingway. El acto 7 suena a despedida y tiene la belleza de La mariposa que voló sobre el mar transformada en una mariposa de chocolate, con base de tierra de galleta y musgo de pistacho acompañado por el sabor marino de un grandioso gin tonic servido con algas mediterráneas. El último acto es un homenaje a Cervantes con dulces pestiños y melindres muy cervantinos. Durante este mes la literatura se engulle en las alturas del Volvoreta. Siempre se dice que la literatura es un ser vivo pero pocas veces puedes degustar sus entrañas con sabores tan sublimes.

Comments

Más interesante

contenido


Miércoles

Las convenciones no saben defenderse ante el brutal instinto animal.