4 terrazas de Malasaña

TerrazasLunes Julio 6
1-BoscodeLobos_restaurante


¿Dónde?
Diferentes sitios
Ver Mapa
Cuándo

Diferentes horarios

Cuánto

Consultar en web



¿Dónde?
Diferentes sitios
Ver Mapa
¿Cuándo?

Diferentes horarios

How Much?

Consultar en web

Malasaña vuelve a abrir sus puertas a todos aquellos que la han echado de menos durante este duro confinamiento. Sus terrazas ya están esperándote con la promesa de una diversión infinita, dulces reencuentros y la obligatoriedad de seguir las medidas de seguridad necesarias para combatir el Coronavirus. Recorriendo las calles de este emblemático barrio encuentras un sinfín de lugares que forman parte de un itinerario muy presente en nuestras vidas. Te invitamos a recorrerla a través de sus terrazas más icónicas:

La nueva cara de un mito

El Palentino – Calle Pez, 8

Los clásicos se renuevan, nunca mueren. El Palentino de Casto fue un icono del barrio durante décadas debido a su carisma, la ubicación e historia del local y esos parroquianos que acudían raudos a disfrutar de sus bajos precios y los incontables relatos urbanos que se sucedían delante de la barra. Un caleidoscopio de Madrid.

El Palentino es hoy un lugar diferente, pero mantiene sin duda el aroma de lo que fue no mucho tiempo atrás. Se ha renovado por fuera para revitalizar un espíritu indomable. Platos clásicos del local con nuevas texturas y técnicas y destilados listos para transformar tu noche en una nueva dimensión desconocida son buenas excusas para sentarse en la terraza del templo nocturno de Malasaña y olvidarse por un momento de todo lo que hemos vivido en estos meses tan duros.

PALENTINO-fachada-y-terraza

El jardín de las delicias

Bosco de Lobos – Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) – Calle Hortaleza, 63

Un jardín oculto en el colegio de arquitectos esconde una de esas terrazas madrileñas que definen una ciudad como Madrid. Su estilo decorativo y su cocina italiana convierten a Bosco de Lobos en uno de los lugares con más magia del centro. Ubicado en el edificio del Colegio de Arquitectos, su coqueta terraza es testigo de pizzas, carpaccios y tartares que, al igual que el propio Bosco de Lobos, se hallan escondidos en una Italia sabrosa, sofisticada y pocas veces vista.

Un lugar donde soñar es cotidiano y a cuya terraza ya podemos regresar saboreando esos platos audaces que añoramos durante el confinamiento.

2-5741e6b9-2d2b-42f1-8553-8bb0ac22c8aa

En los altos de Malasaña

Gymage – Calle de la Luna, 2

En las alturas de Malasaña se mide perfectamente el latido de la ciudad. La azotea del Gymage se ha convertido en un destino recurrente para aquellos que quieren vivir una experiencia malasañera diferente.

En la Plaza de Luna puedes ponerte en forma, socializar y además asomarte al impresionante balcón al barrio que ofrece una azotea donde los cócteles vuelan sobre los tejados de Malasaña cargados de ingenio y sabor. Ellos son capaces de cambiar el sino de una noche e introducirte en ese ciclo malasañero que hace casi imposible no enamorarse de este barrio castizo convertido en referente cultural de la ciudad. Por el momento, ya puedes brindar en las alturas y a lo largo de junio la terraza irá incorporando de nuevo sus menús cargados de creatividad y salud.

3-102793537_3043890562362830_3413095989123219456_o

Un sabor muy familiar

Lamucca de Pez – Plaza de Carlos Cambronero, 4

Ya es un clásico perderse por las calles de Malasaña y terminar devorando esas pizzas de trufa de Lamucca que saben a noches canallas. Como todo buen clásico parece ya muy lejana nuestra última presencia en sus mesas y ahora tenemos la opción de retomar el contacto con este sabroso lugar. Un espacio en esa terraza nos hará recordar el sabor de las mieles de la libertad.

Ahora ya podemos salir de nuestras casas en busca de los inesperado. Recuerda mantener las medidas de seguridad para disfrutar de sitios tan inspiradores a los que nos gustará regresar para festejar nuestra victoria por fases sobre el COVID19.

53071336_1001434820051092_3980639444427341824_o

Comments

Más interesante

contenido





Por danijota en LIFE HACK

Ahora sí: Volvemos a los museos, bibliotecas o parques.