La canción de NOF4, by Raúl Quinto

LibrosMartes Junio 8
1-IMG_7280 2


¿Dónde?
Cuándo

Cuánto

16€



¿Dónde?

¿Cuándo?

How Much?

16€

Fernando Oreste Nannetti (Roma, 1927-Volterra, 1994), hijo de padre desconocido y de una madre que se desentiende de él, fue ingresado en un centro para personas con alteraciones mentales porque padecía esquizofrenia. Pasó la mitad de su vida recluido en el pabellón penitenciario del manicomio de Volterra. Sus días fueron un recorrido interminable por distintos hospitales psiquiátricos. En ellos se dedicó a escribir en los muros del patio con la hebilla de su uniforme de interno. Uno de los muros medía 180 metros y dos de alto; el otro, 102 por veinte centímetros, ocupando el pasamanos de hormigón de una escalera. También envió cientos de cartas a personas inexistentes. Firmaba como NOF, NOF4 (sus iniciales a la inversa más el número de serie que recibió en el centro). Unos escritos escuetos que rastreaban, con una mezcla de biografía, ensayo y poema en prosa, cuestiones esenciales de la naturaleza humana, la escritura, la locura, la soledad o la creación artística.

Ni tachaba ni borraba, la comunión con lo escrito era plena. No había apenas margen para la improvisación, ni para rectificación, era un ritual que excedía de las fronteras del lenguaje. La escritura como un asentimiento de la vida, la palabra como antimateria, un entramado de seguridad para no hundirse en la oscuridad definitiva. El muro le sirvió para darle sentido al confinamiento y a esa soledad tan cruel. Vivió en los márgenes de lo humano en una época en que su condición de esquizofrénico bastaba para que la sociedad le intentara anular como persona. Sin embargo, floreció por medio de la escritura. Nannetti era una persona sometida al silencio que consiguió comunicarse enganchado al muro del recinto que intentaba ocultar su grito al mundo. Esa imagen es, al mismo tiempo, un misterio y una lección sobre el proceso creativo. En ese muro escribe, dibuja y esculpe bajorrelieves, no es consciente de que está produciendo arte. La pared, que separa su vida y la mía, vestía de palabras que lo ocupan todo.

El escritor Raúl Quinto profundiza en La canción de NOF4 en la vida y escritos de Nanetti. Superlativa la edición de Jekill & Hill, con una cubierta de Alejandra Acosta y un desplegable a color con fotografía y planos del muro de Nannetti. Un artefacto de la fábrica de Víctor Mogollón, ese agitador de la mente conforama.

1-IMG_7283 2

Comments

Más interesante

contenido





Por Editora Madrid en LIFE HACK

¿Te gustaría ligar de una forma distinta, que fuera seria y la vez divertida?

Por danijota en LIFE HACK

Ahora sí: Volvemos a los museos, bibliotecas o parques.