Los papeles de Bruselas

LibrosSábado Noviembre 21
1-IMG_5153


¿Dónde?
Cuándo

Cuánto



¿Dónde?

¿Cuándo?

How Much?

Los papeles de Bruselas es la nueva novela del escritor y poeta turolense Nacho Escuín publicada por la editorial Bala Perdida. Dividida en tres partes, «Postales», «Retratos» y «Selfi», Escuín (Teruel, 1981) va enlazando episodios muy breves, un desasosegante viaje en solitario hacia el abismo del protagonista relatando el camino del éxito hasta el fracaso. Una estructura que invita a pensar en géneros fotográficos y busca que el lector entienda el cambio de posicionamiento de la cámara en cada una de esas partes. Aparecen y desaparecen distintos personajes que se mueven por ciudades como Bruselas, Nueva York, Budapest o París. Es una novela de alguien que pierde el rumbo y trata de corregir la deriva huyendo hacia adelante, una magnífica crónica frente al espejo señalada por la sinceridad, la distancia y su juego. Necesitamos la verdad para poder sobrevivir a todo lo que acontece o nos dicen que sucede. Es también la historia de unos cuantos personajes que viven más en lo virtual que en lo real, nos recuerda que el abismo a veces es perder de vista lo que somos, confinados dentro de casa, dentro de nuestros miedos o enganchado a las redes sociales: “la nueva y loca aventura de alguien que no puede ni quiere parar… ni en tiempos de pandemia”.

Los papeles de Bruselas “no eran más que textos sueltos, desordenados y sin acabar, literatura fragmentaria”. Retales literarios y retales de unas vidas vividas a mil por hora, ficciones generadas desde el formato breve que insinúan y a veces dicen pero que la mayor parte del tiempo hacen que el lector deba completar la historia. Si quieres completar impresiones, ojo a la lista de canciones que completan esta más que interesante puesta de largo de Nacho Escuín en el mundo de la novela. Somos lo que leemos, hijos de nuestro tiempo y sus influencias.

1-IMG_5155

Comments

Más interesante

contenido


Viernes

¿Se pueden cambiar los defectos de los hombres?




Por danijota en LIFE HACK

Ahora sí: Volvemos a los museos, bibliotecas o parques.