Las aventuras de Joselito “El pequeño ruiseñor”

La palabra individuo, etimológicamente, significa “indivisible”. Irónico, ¿verdad? ¿Acaso “ser uno mismo” no implica ser muchos en uno? ¿No es la expresión “trastorno de personalidad múltiple” una redundancia? A partir de este dogma de nuestro tiempo (caracterizado por su “liquidez”, en palabras de Zygmunt Bauman), José Pablo García ha decidido ir a lo concreto y preguntarse en una novela gráfica quién es (o era, o ha sido) José Jiménez, “Joselito”, además de la vieja gloria de la canción patria apodada “el pequeño ruiseñor”. Para este fin, ha hecho gala de un despliegue formal rara vez visto: cada capítulo (y suman más de cuarenta) está narrado mediante un estilo diferente, de manera que emparienta al tenebrismo de Edward Gorey con la candidez de la Editorial Bruguera, y a estos con los laberínticos superhéroes de Jack Kirby, el melodrama manga, las gacetillas de postguerra para chicas o el underground de la Transición. Y no, no por simple tour de force o exhibición de trofeos de caza, sino con la exigencia de que cada estilo contraiga un vínculo esencial con el episodio que narra, dentro de una existencia tan poliédrica y calidoscópica que se diría que está compuesta por decenas de vidas.

Así, y como toda gran obra de arte, el tema es un mero pretexto para hablar de algo más amplio y se abre a varios niveles de lectura: desde la simple panorámica por la intrigante y amena biografía del niño prodigio, hasta un homenaje ebrio, astuto y global a la historia del cómic, esa disciplina que, hasta hace no tanto, era considerada la hermana pequeña de las Bellas Artes.

Ya sean fanáticos de la estrella o indiferentes, apasionados de la historieta o simples curiosos, vayan a disfrutar de esta rara avis y verán cómo el ruiseñor del estilo abandona su jaula y canta y vuela.

IMG_6993

IMG_6995

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

Filosofía clean eating sin perder una pizca de sabor.