Rafael Indi

Lo cierto es que en estos últimos años de mi vida, la realidad nunca fue menos necesaria. Ya no escribo sobre lo que veo o lo que oigo, ni siquiera sobre lo que toco. Ahora por fin escribo sobre lo que callo. Las palabras son débiles cuando uno puede superarlas y hacer algo mejor. Allí rigen las mismas leyes: lo negro en pugna con lo blanco, la imaginación cada año presurosa por cubrir la memoria al otro lado de la página. Allí también los sueños permanecen inmóviles, la nostalgia sólo evoca lo que nunca fue. Siempre hay un poco de magia en todas las cosas y alguna pérdida que las equilibra.

Algunos de mis poemas han aparecido en revistas, webs y fanzines como Fábula, Las Afinidades Electivas, Groenlandia o La Galla Ciencia. En marzo de 2013 concluí Un aplauso americano (inédito), que resultó finalista del Certamen Internacional de Poesía Joven Martín García Ramos de 2015. Participé en el libro Poemas al director. 68 miradas críticas en tiempos de crisis (2013). Fui incluido en la edición de Anónimos 2.2 (2014).En octubre de 2015 publiqué el poemario Kirieleisón (Ediciones en Huida).

Actualmente preparo la publicación de mi siguiente obra: dios los cría y ellos se lo han creído, a la que pertenecen los poemas que adjunto.

***

Poemas

[rebujao]

porque las bocas se pasman
llegando a cierta raya
hay que lanzarles fuegos
calambres rojos y filos de hachas
no se trata de escribir sobre lo que ves
o sobre lo que oyes
ni siquiera sobre lo que tocas
se trata de escribir sobre lo que callas
la vida parece débil
cuando puedes superarla y hacer algo mejor
que tu sombrero no sepa jamás
dónde se posa el frenesí
la oropéndola de los cortos de corazón

*
[cajas de lluvia]

ya sabes qué se esconde
en el fondo de los estanques
nueve palabras se extienden
a lo largo de una aguja
la inocencia primera de la aguja
que cinceló estas estatuas
familias esculpidas en el baile de la ciudad
ultramuros
la luna parece una flor hecha de arcilla
salpica signos y simulacros con su sangre
esta noche saldremos

esta noche saldremos de nuestras cajas de lluvia
todos buscarán una campana que harán sonar
cuando las palabras no sirvan para estar desnudos

*
[trampantoja]

aquella luz tenue al final de la calle
no es una metáfora de la vida
más vana que cruel
no piensa en un verso fundido
intentando repicar el presagio
aquella luz tenue es sólo eso
una luz a punto de apagarse
tantas palabras no hacen sencillo el estío
el mundo existe porque hay un júbilo siempre hambriento
y ella lo guarda
como quien esconde su cordón umbilical en el bolsillo

Comments

Más interesante

contenido





Por danijota en LIFE HACK

Ahora sí: Volvemos a los museos, bibliotecas o parques.