Sueños y secretos de… Aleix Plademunt

Aleix Plademunt acaba de traer su último trabajo Almost There a la New Gallery. Vale la pena pasarse por la recién inaugurada exposición y verla con calma. Nos ha desvelado alguna de las claves de su obra y estamos encantados de compartirlo con vosotros:

¿Quién eres y a qué te dedicas?
Soy Aleix Plademunt y soy fotógrafo.

¿Cómo defines lo que haces?
Lo que hago es adquirir conocimiento a través de la fotografía. Todas las fotografías que hago me sirven como un medio de aprendizaje constante, de ponerme en contexto, de aprender, de conocer gente, de formarme, de crecer personalmente. La fotografía es una herramienta que me lleva a todo esto.

¿Qué buscas en tu trabajo?
Con Almost There me cuestiono  la idea del no valor absoluto de las cosas, evidenciar  las distintas lecturas.

¿En qué momento decides que te vas a dedicar a la fotografía?
Hago fotos desde que tengo 15 años, cuando mi tía me regaló una ampliadora. Entré en la universidad a estudiar ingeniería y la insatisfacción académica era tan grande que decidí formarme en lo que más hacía, en lo que invertía mi tiempo. En aquella época terminaba las clases y me iba a casa a copiar mis fotos en vez de hacer sumas y restas y problemas de álgebra que era lo que tocaba estudiar. Ahí fué cuando decidí estudiar fotografía y una cosa ha llevado a la otra hasta llegar aquí.

¿Cuáles son los temas sobre los que trabajas?
A través de mi trabajo intento resolver las inquietudes que tengo en cada momento. La fotografía es una forma de adquirir conocimiento, de resolver preguntas, de crecer como persona. En Almost There incido en la idea del no valor absoluto de las cosas. En un contexto concreto trato de evidenciar que las cosas tienen muchas lecturas o que pueden ser de muchas maneras diferentes. Hay un tema general que se repite en todos mis proyectos, y que los enlaza unos con otros, que es intentar entender la relación que tenemos con las cosas, con el entorno, con los paisajes, con las personas, con los objetos. Explorar mi vínculo con lo que me rodea y el uso que hago de todo esto, cómo se transforma, cómo se guarda, qué uso se hace. Muchos de mis trabajos anteriores tienen que ver con el paisaje, con los lugares que habitamos, con los que no. Con cómo nos relacionamos con la gente que queremos, con la que no queremos, qué hacemos con nuestras pertenencias cuando ya no las usamos.  Son cuestiones muy básicas, poco transcendentales. Uso la fotografía para darle vueltas a todo esto, investigo, busco relaciones contrarias, lejanas, y las pongo en contextos distintos para evidenciar lo que comentaba antes. La última foto de la sala en la que la línea entre el blanco y el negro es contundente muestra esta idea por oposición: las cosas tienen un valor relativo.

¿Qué artistas te sirven de referencia?
Mis primeras influencias venían de los registros fotográficos o cinematográficos de la tradición americana documental de finales de los 70 o de los 80, pero sin duda, quienes más han influenciado en mi manera de entender la fotografía son aquellos con quien más la he compartido. Tal vez los que más: Juan Diego Valera, Roger Guaus, Antonio M Xoubanova y Ricardo Cases. Cada uno de una manera singular y única.

En parte de este trabajo investigas alrededor de la idea de desplazamiento, y de cómo, de la misma forma que en los viajes iniciáticos, aunque llegues al mismo lugar nunca eres el mismo. ¿Cómo crees que se refleja en tu obra?
Por ejemplo, tú lees el libro sin ningún tipo de información, te enfrentas a la obra sin saber nada y tienes que construir todos los significados. Cuando llegas al final,  te doy mis anotaciones y vuelves a empezar  un libro totalmente diferente porque tienes otra información y cada foto tiene una lectura diferente. Cuando terminas la segunda lectura y empiezas una tercera, se modifica de nuevo, cada vez que lo miras hay más capas. El libro tiene muchos niveles en los que puedes ir hurgando y la información va creciendo. Al final la lectura 30 no es como la lectura diez, es como la frase que decías, cuando llegas al principio, de vuelta, ya no es más igual.

En relación con el título de este trabajo, Almost There, y de esa distancia que nunca se llega a abarcar, dices que nunca llegamos a conocer del todo a una persona porque el tiempo que tardamos en saber algo de ella ya ha modificado a dicha persona. ¿Qué quieres decir?
Al final habla de la distancia, el tiempo que pasa hace que las cosas cambien. El mismo objeto no se percibe igual en un momento u otro,  ni visto desde un lugar o desde otro. En el  caso de Andrómeda no hay una posibilidad real de  observarla en tiempo real, no podemos, tecnológicamente no tenemos esa capacidad. La luz no viaja suficientemente rápido. Si hay alguien  fotografiándome desde Andrómeda no me va a poder ver debido a la distancia que nos separa.  Aunque tuviera el telescopio más potente y pudiera tomar una foto por la ventana, aquí, no nos vería a nosotros, seguramente esto sería pasto o cualquier otra cosa.  Sería el pasado.

En la obra hay una relación entre la distancia y el camino que puede verse de forma más clara en el timeline de distancias. Háblanos de esta obra:
Me pareció interesante ordenar las distancias bajo una linea de distancias subjetivas. De lo más lejano a lo más cercano. Júlia, mi pareja, es muy cercana a mí pero a ti no. Es muy lejana. Al final es un orden de subjetividades en el que la línea, el camino, se mide en proximidades no solo físicas.

¿Algún proyecto futuro que puedas contarnos?
En el momento en el que esto está cerrado, siempre hay ganas de hurgar en lugares, investigar. Si se puede o no, depende de muchas cosas, pero hay cosas en mente, hay varios frentes, algunos más a largo plazo, otros más a corto plazo. Por ejemplo, con Ca l’Isidret Edicions, que es la editorial que tengo junto a Roger Guaus y Juan Diego Valera, hemos hecho una residencia donde invitamos a gente a venir a Ca l’Isidret y trabajar durante cinco días. Todo el material que surgió lo hemos editado y ahora lo vamos a publicar.

// Entrevista de Ruth Patiño
Fotografía de Albert Mollón

Comments

Más interesante

contenido


Miércoles

Una comedia que replantea el concepto de la amistad masculina.




Por danijota en LIFE HACK

Ahora sí: Volvemos a los museos, bibliotecas o parques.