Vozánica, by Lola Nieto

Libro: reptil saurio de la familia del dragón chino, emparentado con el basilisco y el ouroboros; se alimenta de cardamomo y palabra. Palabra: voz prebabelicopostapocalíptica que significa ‘selva’. Selva (por oposición a jardín versallesco): sinfonía escrita en braille para cuartear la viscosa realidad. Realidad: provincia ciclónica donde reside Lola Nieto.

Lola Nieto: herramienta alienígena que promueve la rebeldía contra la dictadura del sentido, decidida a delegar la comprensión de nuestro mundo en los gusanos. Gusanos: sabios peripatéticos que nos enseñan el parentesco entre los excrementos y la seda. Seda: material que conforma las páginas de Vozánica.

Vozánica: publicado en HARPO Libros, este poemario no es precisamente mudo: hibrida los géneros, las referencias, los puntos de partida de la elocución: lo pone todo patas arriba: corro de la patata en el Finnegan’s, cámara lenta de las vísceras, del L=A=N=G=U=A=G=E al Ukiyo-e, de la papiroflexia al aquelarre. Del aeiou al estertor.

Vozánica: una única voz múltiple, una múltiple voz única.

48367076_334808900687409_7414071523876536320_n

Comments

Más interesante

contenido


Mañana

Vuelve el gran festival de electrónica de la temporada.

Viernes

¿Cómo organizamos la convivencia en pareja?


Lugar
Bar

Una de las tabernas con más encanto de Malasaña.