Bule Bule

Lugar Restaurante
bulebule2


¿Dónde?
Calle Marqués de Valdeiglesias, 6. Madrid
Ver Mapa
Cuándo

Jue., vie. y sáb. de 17h a 23h

Cuánto

Consumo mínimo de 50€ por reserva



¿Dónde?
Calle Marqués de Valdeiglesias, 6. Madrid
Ver Mapa
¿Cuándo?

Jue., vie. y sáb. de 17h a 23h

How Much?

Consumo mínimo de 50€ por reserva

Vuelve el ocio a las noches de Madrid. Y no nos hemos vuelto locos. Bule Bule, el referente de ocio a dos pasos de la Gran Vía, renueva su horario habitual para seguir ofreciéndonos un plan de tarde divertido e inolvidable, al que se unen sus ya míticas cenas musicales, animando (pese a todo) con una sonrisa y muy buen rollo el ambiente de la ciudad. El proyecto de Pepe Roch se reinventa para recibir a todos aquellos que quieran disfrutar de copas hasta antes de la media noche, y de un picoteo distendido, a muy buen ritmo, del que se encarga el staff del restaurante que es mucho más que eso. Cada velada, una temática estrella.

Bule Bule_espacio y elenco6

Dejándonos llevar con el ritmo de una noche temática inspirada en los años 70, nos sentamos a disfrutar de los primeros cócteles de la noche: por un lado, el Foxy Lady, compuesto de Ron Santa Teresa 1796, flor de sauco, sour de yuzu, zumo de uva, hierba buena y aroma de vainilla; y por otro el C´est la vie (Brockmans Gin, sirope de rosas, zumo de pera, licor St. Germain y limón exprimido).

Para esta rentrée tan especial, Pepe Roch ha compuesto una carta exótica, donde podremos viajar hasta Asia con el Tataki de Atún rojo con sésamo, mango y salsa yakiniku, o sorprendernos con increíbles versiones de nuestros platos de siempre, como las Alcachofas confitadas con romescu de piñones o los Chipirones braseados sobre tartar de aguacate.

Los postres merecen un monumento aparte (o dos). ¿Nuestros imprescindibles? La Tarta Rota de Chocolate con textura delicada e intenso sabor y la Tarta de Queso Cremosa con su helado artesano de galleta. ¿Y por qué no terminar con un cóctel en formato de café? El Espresso Martini es una deliciosa combinación de Vodka Grey Goose, Kahlúa, chocolate blanco y espresso.

Si de algo no nos queda ninguna duda es que a Bule Bule hay que venir dispuesto. Dispuesto a vivir y exprimir cada momento. Un espacio en dos alturas donde es más que viable mantener la distancia de seguridad. Por fin podemos darnos un respiro y dejarnos llevar por el increíble mundo que se crea en este proyecto inédito, donde gastronomía y música se encuentran para construir vivencias en las que el disfrute es el eje principal.

bulebule3

bulebule5

bulebule4

bulebule

 

Comments

Más interesante

contenido


Mañana

¿Cómo entra el sonido en el museo? Descúbrelo a través de esta muestra.

Domingo

¿Se pueden cambiar los defectos de los hombres?




Por danijota en LIFE HACK

Ahora sí: Volvemos a los museos, bibliotecas o parques.