Poncelet Cheese Bar

Lugar Restaurante
IMG_4382


¿Dónde?
Calle de José Abascal, 61
Ver Mapa
Cuándo

De mar. a sáb. de 12:30h a 0:30h, dom. de 11h a 16h

Cuánto

Menús de 30€ a 60€



¿Dónde?
Calle de José Abascal, 61
Ver Mapa
¿Cuándo?

De mar. a sáb. de 12:30h a 0:30h, dom. de 11h a 16h

How Much?

Menús de 30€ a 60€

Convertirse el referente en la selección y afinación en quesos artesanos de España es un título que sólo posee un restaurante en Madrid. Se trata de Poncelet Cheese Bar, un lugar en el que los amantes más puros del queso (intolerantes a la lactosa incluidos) pueden saciar toda su curiosidad quesera. Con casi más de dos décadas a sus espaldas reivindicando el mundo del queso, Poncelet comenzó su camino en un pequeño local de la calle Argensola, para luego dar el salto a este Cheese Bar. Como el propio chef Guillaume Brun-Egoneau afirma, se produce una cocina elaborada, mezcla de culturas y países donde el respeto al producto y la forma de trabajarlo son la máxima en cada plato. De esta forma se aprovecha todo lo que el queso ofrece mediante recursos muy tradicionales.

Con una carta renovada, Poncelet nos ofrece platos frescos, como espárragos verdes, o tiradito de corvina al maracuyá; y nuevos menús gastronómicos a los que dan nombre los quesos Asiago, Cheddar y Mimolette, utilizados en los diferentes platos que los componen. Si nos queremos decantar por una selección de quesos, sin duda recomendamos pedir una de sus famosas tablas de quesos, que pueden elegirse al gusto y vienen acompañadas de una ficha técnica, en el caso de que queramos conocer más información del producto: desde su origen, hasta el tipo de leche empleada; pasando por la intensidad.

Entre la selección que pudimos degustar se encontraban delicias como los Bombones de queso Manchego con velo de Pedro Ximénez y mousse de almendra tostada, las Croquetas de Oveja de Arribes del Duero, el Crujiente de Tapioca. Además, pudimos degustar platos más elaborados como el Risotto quesero con calabacín y flor de tempura, el Salmonete de roca Kumquat o el Secreto Ibérico con queso Appenzeller.

IMG_4373

Uno de los retos para los amantes del queso sin duda será llegar hasta el postre. Para aquellos que lo consigan, les espera una Mousse de Mascarpone recubierta de chocolate blanco y relleno de un coulant de frutos rojos.

Todos estos platos se pueden degustar en cualquiera de las diferentes zonas del restaurante, donde destaca el Jardín Vertical, un espacio natural, compuesto por más de 500 plantas de diez variedades diferentes, que aportan frescor, volumen, color y aroma a esa zona del local, donde se produce un descenso de la temperatura y un ligero aumento de la humedad. Factores que consiguen un clima similar al de un jardín o una terraza, pero sin el ruido de la calle y disfrutando de la confortabilidad que ofrece Poncelet Cheese Bar.

 

IMG_4375

IMG_4377

IMG_4382

IMG_4383

Comments

Más interesante

contenido


Hoy

Lisandro Alonso explora el paraíso y nos presenta su film en el Cine Doré.

Sábado

Vuelve el gran festival de electrónica de la temporada.

Viernes

¿Cómo organizamos la convivencia en pareja?


Lugar
Bar

Una de las tabernas con más encanto de Malasaña.