Yakiniku Rikyu

Lugar Restaurante
1eb4de34-022a-4c48-ad2f-9caa32d555a7


¿Dónde?
Paseo de la Castellana, 15
Ver Mapa
Cuándo

Lun. de 20h a 23h, de mar. a dom. de 13h a 15:45h y de 20h a 23h

Cuánto

Unos 50-60 euros por persona



¿Dónde?
Paseo de la Castellana, 15
Ver Mapa
¿Cuándo?

Lun. de 20h a 23h, de mar. a dom. de 13h a 15:45h y de 20h a 23h

How Much?

Unos 50-60 euros por persona

Poner un pie en Yakiniku Rikyu supone sumergirte en una mágica atmósfera donde los tatamis y las obras de arte japonesas te invitan a la calma y te ofrecen un adelanto de la ceremonia gastronómica que te espera a continuación.

Empecemos por el principio, ¿de dónde viene este nombre que se nos atraganta tanto a la hora de pronunciarlo a los hispanohablantes? Pues bien, Yakiniku significa “quemar carne o parilla que se hace uno mismo”, una técnica que importaron los inmigrantes coreanos que llegaron a Japón a principios de los años cincuenta, enriqueciendo y complementando así la cocina local. Parece ser que los japoneses adoptaron esta forma de cocinar y le incorporaron los delicados cortes de la exquisita y delicada carne de ternera wagyu y otros productos locales, elevando la experiencia al siguiente nivel.

Siguiendo esta tradición tan autóctona, en Yakiniku Rikyu todas las mesas cuentan con una parrilla en el centro donde los comensales pueden cocinar la carne y otros vegetales a su gusto, tal y como se hace en Japón. Si te preocupa salir ahumado del restaurante no te preocupes en absoluto, todas las parrillas cuentan con un potentísimo y silencioso extractor que hará el humo desaparecer en segundos.

39553a100f01a074c3b27ec43cf1ec2c

Y ahora vamos a lo principal: su extensísima y completa carta. Japón es uno de los países con mayor longevidad debido a una cultura dietética que se mantiene actual desde tiempos ancestrales. Para ello, los japoneses siguen un estricto orden a la hora de ingerir alimentos, que consideran la forma más saludable. De la misma forma que en el ritual japonés, te encontrarás que, una vez servidos los entrantes con vegetales como el kimchi (Col china macerada con pimentón picante al estilo original), la mayoría de los platos se sirven todos juntos en la mesa, para que vayas combinando y apreciando los distintos matices de sabor.

Comenzamos con los reyes indiscutibles, los únicos y excepcionales cortes de carne Wagyu. Posicionada como una de las mejores materias primas del mundo, estos cortes cuentan con ciertas particularidades que los hacen indiscutibles: su carne de un colorido rojizo y marmolado que se aprecia en la grasa infiltrada y le aporta aroma, sabor y una jugosidad como nunca antes la habías probado. Una explosión de sabores que se hace patente en cada bocado. Coge tus pinzas y prepárate para pasarlas primero suavemente por la parrilla central, y a continuación déjalas hacerse hasta alcanzar el punto que más te guste. En esta ocasión, nos atrevimos con la Jho Tang o Lengua de Ternera y el Rikyu Karubi o Costillar, ambos de una textura y sabores que no podríamos comparar con nada que hubiéramos podido probar anteriormente.

Otro de los puntos fuertes de Yakiniku Rikyu son los Arroces a la piedra al estilo coreano o Bibimbap. Tuvimos la ocasión de probar el de steak tartar y verduras, y fue toda una experiencia saborear un arroz que a cada bocado sabía diferente, ya que se terminaba de hacer dentro del cuenco de piedra caliente. ¿Qué mejor complemento para este festival de sabores que un buen Sake Japonés? En su carta de vinos y bebidas encontrarás una selección de lo más cuidada de las bebidas más representativas de la cultura nipona.

Y para poner el broche dulce a esta auténtica experiencia, continuamos con una selección de postres que se encuentran a la altura del resto de la carta. Nos decantamos por el Momo (Melocotón con helado de vainilla Bourbon con fruta de la pasión) y por la Maceta Maceta de chocolate negro y mousse de café. Dos trampantojos que en el paladar despertaron todos nuestros sentidos.

Sin duda, ir a Yakiniku Rikyu es dejarse envolver por completo por la cultura japonesa auténtica (hasta en los baños, donde encontrarás los famosos váteres con cientos de botones) con toques coreanos. Todo se encuentra impregnado con unos matices de ritual y respeto a la gastronomía preciosos, acompañado de una decoración exquisita, con un marcado contraste entre la madera más tradicional y el moderno acero inoxidable.

d968abda-9da0-41e0-b8a9-f5bf8ab370e3

6ff42317e8974da7aaf65a1cff4ba5e7

67fbadb1a4b88aea2b87e4e087e539a7

 

Comments

Más interesante

contenido


Viernes

¿Se pueden cambiar los defectos de los hombres?




Por danijota en LIFE HACK

Ahora sí: Volvemos a los museos, bibliotecas o parques.